Brasilia, EFE. El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, dijo en Brasilia que ese organismo "observa con mucho cuidado" la discusión sobre los recortes presupuestarios en Estados Unidos y que confía en que se alcanzará un "acuerdo" político que impida un impacto mayor en la economía global.

"Observamos la situación de cerca y con mucho cuidado", pero "en este momento es muy difícil prever cuál puede ser el impacto" de los recortes de US$85.000 millones en el presupuestos de EE.UU. en la economía mundial, dijo Kim en una rueda de prensa en Brasilia, donde se encuentra en visita oficial.

Kim señaló que el BM confía "en que pueda haber un acuerdo" entre los partidos Republicano y Demócrata en el Congreso, y se impida que haya un agravamiento de la crisis en Estados Unidos.

Apuntó que el BM estudia incluso "el impacto que el 'secuestro' (como se ha denominado en Estados Unidos al recorte del gasto) pueda tener en la actual coyuntura europea" y en los países en desarrollo, pero declinó comentar hacia dónde apuntan esos análisis.

Solo adelantó que, al menos en los mercados financieros, el BM considera que el efecto de los recortes "ya ha sido asumido" y no ha tenido mayor impacto, lo cual se confirma con las fuertes subidas registradas en la bolsa de Wall Street en los últimos días.

Kim sostuvo que en los últimos meses la economía mundial ha dado algunas muestras de recuperación, aunque la crisis no ha acabado.

En el caso de Europa, citó algunas decisiones, como la de "mantener a Grecia en la zona del euro" o el apoyo recibido por "otras economías de la eurozona", que han ayudado a mejorar la percepción sobre el futuro del bloque comunitario, pese a que "hace diez meses había quien llegaba a prever el fin del euro".