El crecimiento económico de los países en vías de desarrollo de Asia Oriental y el Pacífico se reducirá ligeramente pero se mantendrá fuerte este año, afirmó este lunes el Banco Mundial en un informe semestral.

Las economías en vías de desarrollo de la región crecerán, según las previsiones, un 6,7% en los años 2015 y 2016, lo que supone una ligera caída respecto a la cifra del 6,9% registrada el año pasado, según la Actualización Económica de Asia Oriental y el Pacífico, emitida este lunes por el Banco Mundial.

El documento apunta que la región se está viendo beneficiada por los bajos precios del petróleo y la sostenida recuperación económica de las economías desarrolladas, explicó el estudio.

Se prevé que el crecimiento de China se modere hasta el 7% en los próximos dos años, en comparación con el 7,4% registrado el año pasado.

Mientras tanto, la expansión en el resto de la región de Asia del Este que está en vías de desarrollo aumentará 0,5 puntos porcentuales, hasta llegar al 5,1% este año, impulsada principalmente por la demanda interna (derivada del optimismo de los consumidores y los descendentes precios del petróleo) en las grandes economías del Sudeste Asiático.

"A pesar del crecimiento levemente menor en Asia Oriental, la región aún representará un tercio del crecimiento global, dos veces de la contribución conjunta de todas otras regiones en vías de desarrollo", señaló el vicepresidente del Banco Mundial para Asia Oriental y el Pacífico, Axel van Trotsenburg.

"Los precios más bajos del petróleo estimularán la demanda interna en la mayoría de los países de la región y ofrecerán a los elaboradores de políticas una oportunidad única para impulsar reformas fiscales que incrementen la recaudación de ingresos y para reorientar el gasto público hacia infraestructuras y otros usos productivos", aseveró el especialista.