Washington. El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, destacó que México ha estado por delante del resto de países en desarrollo a la hora de centrarse en un crecimiento "inclusivo" y puso como modelo su programa "Oportunidades", de transferencia condicionada de dinero para combatir la pobreza.

"El foco de México en la inclusión es sumamente importante, las experiencias con los programas de transferencia condicionadas como "Oportunidades" han sido un modelo para el resto del mundo", indicó Kim en una rueda de prensa en el marco de la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el BM, en Washington.

Durante su intervención, el presidente del organismo reiteró la necesidad de luchar contra el cambio climático, aspecto en el que México también ha sido un "líder" el mundo en desarrollo.

Por último, Kim aprovechó la ocasión para destacar la "resistencia" mostrada por la economía mexicana frente a la crisis mundial, y reconoció la "preocupación" del BM ante sus posibles efectos debido a su estrecha relación con Estados Unidos.

"México ha realizado muchas cosas apropiadas para garantizar el crecimiento sólido a medio plazo", dijo, al recalcar especialmente "su prudente enfoque macroeconómico".

Ayer, el economista jefe para América Latina del BM, Augusto De la Torre, se declaró "optimista" sobre el futuro de México y dijo que ve "alcanzable" la meta del Gobierno de Enrique Peña Nieto de un crecimiento económico del 6% al final de su mandato de seis años.

En sus últimas previsiones de crecimiento, presentadas esta semana, el FMI pronosticó que la economía mexicana crecerá a un ritmo de 3,4% en 2013 y 2014.

El programa "Oportunidades" de México, que destacó el líder del BM, fue diseñado para incrementar los ingresos de familias pobres a través de la transferencia de efectivo supeditada a la asistencia escolar de los niños, chequeos médicos y la participación en reuniones comunitarias en que se brinda información sobre higiene y salud personal.