Washington. El brazo del Banco Mundial para el sector privado espera invertir US$16.000 millones este año fiscal en los países emergentes, para impulsar el crecimiento económico en medio de una tímida recuperación global que sumió a millones de personas en la pobreza.

"Pienso que haremos US$16.000 millones, incluyendo financiamiento movilizado desde otros sectores", dijo el presidente ejecutivo de la Corporación Financiera Internacional, Lars Thunell, en un alto de los encuentros anuales del Fondo Monetario Internacional.

La cifra marca un incremento de 1.500 millones respecto del 2009 después de que unas 64 millones de personas más cayeran bajo la línea de la pobreza en todo el mundo debido a la crisis financiera global.

Thunell dijo que ve la mayoría de la inversión yendo hacia los sectores de bienes de consumo en los países emergentes con poblaciones grandes y jóvenes.

"No se trata sólo de los sectores tradicionales como los extractores (de materias primas) o de infraestructura, sino del consumo local. Se ve en China y en Africa. Lo que uno llama la base de la pirámide es una gran oportunidad de negocios", dijo Thunell a Reuters.