Washington, EE.UU. Una expansión de 3% en la economía mexicana como la que están previendo los pronosticadores privados y el Fondo Monetario Internacional (FMI) es sólida pero insuficiente para una economía madura como es México, afirmó Augusto de la Torre, economista en jefe del Banco Mundial (BM) para América Latina.

“México está tremendamente conectado en las cadenas de valor con Estados Unidos y un pronóstico de crecimiento de 3% es sólido, pero no maravilloso para una economía madura, que idealmente quisiera tener tasas de crecimiento de 4 o 5%”, reconoció.

El BM utiliza el mismo pronóstico del FMI y del consensus forecast que levanta la consultoría FocusEconomics entre analistas del mercado, que estiman una expansión de 3% para México en este año, aclaró el experto.

Durante la presentación de su informe semestral, el economista en jefe del Banco Mundial para la región explicó que México inició el proceso de reformas con pie firme y generó gran expectativa y entusiasmo.

Pero considera que “hubo poco de mala suerte en el lanzamiento de la reforma energética que coincidió con la caída del precio internacional del petróleo que sin duda afectó a la inversión esperada por estos cambios”.

Reconoció que muchas de las reformas que hizo México son del tipo que necesita América Latina, pero ve mucha impaciencia en México sobre los resultados que esperan se generen, sin tomar en cuenta que éstos tomarán su tiempo antes de observarse.

Bajo crecimiento es permanente. En su análisis, el economista consideró que el nuevo patrón de lento crecimiento mundial y la caída de precios de commodities, como el petróleo, es ya de tipo permanente y en la medida que las autoridades de la región lo reconozcan, impulsarán las reformas estructurales que les permitan revertir el ciclo de bajo crecimiento.

Sugirió como medida para contrarrestar este contexto el fortalecimiento de los ahorros monetarios y fiscales.

Con esto, se crearían amortiguadores automáticos, refirió.

Durante la presentación del informe, que se da en el segundo día de trabajos de las Reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial, De la Torre reconoció que este momento de incertidumbre no es el más óptimo para fortalecer ahorros. Pero debe tenerse en la agenda el fortalecimiento de éstos, aseguró.

En la presentación del informe, que tituló “Un estrecho camino al crecimiento”, el Banco Mundial puso de relieve que las economías regionales utilizaron los ahorros que se generaron entre el 2005 y el 2007, hicieron un diagnóstico equivocado sobre el impacto que tendría la crisis mundial y las reacciones que ellos debían asumir.

Solo así se entiende que hayan aplicado medidas de estímulo contracíclicas que redujeron el gasto.

El problema es que ese gasto no vino acompañado de un aumento de inversión, acotó, lo que redujo los ahorros públicos.

La conferencia marca el primer día de trabajos públicos del Banco Mundial, en las reuniones previas a las reuniones de primavera del organismo y el FMI.