Sao Paulo. Aunque el aumento de los ingresos de los bienes básicos puede beneficiar "sustancialmente" a los países latinoamericanos y ayudarlos a contrarrestar la volatilidad de los ciclos de auge y caída, hasta ahora son pocos en la región los que sido suficientemente disciplinados en la inversión de esos fondos, señaló este lunes el Banco Mundial.

Contrario a la visión de que las economías de los países ricos en recursos están destinadas a fluctuar junto con los altibajos en los precios de los bienes básicos, el Banco Mundial dijo en un informe que pocos países -como Chile - han sido capaces de mitigar estos efectos usando los recursos obtenidos de las ganancias inesperadas para estimular sus economías durante períodos de crisis.

Los países deberían aprovechar el actual auge de los bienes básicos, impulsado por la demanda de China y otros mercados emergentes, para prepararse para eventuales caídas en la demanda.

Al invertir en infraestructura, diversificar la base tributaria y crear fondos de estabilización para asegurar una buena situación fiscal durante las crisis, los países pueden romper el ciclo, según el informe.

El economista del Banco Mundial, Augusto de la Torre, dijo que la velocidad de la recuperación en Latinoamérica y su resistencia a la crisis económica global ciertamente puede atribuirse en parte al crecimiento en importancia de las exportaciones de bienes básicos de la región a las economías emergentes de Asia.

Los países de Latinoamérica y el Caribe dependen de los bienes básicos para proporcionar cerca de la cuarta parte de sus ingresos totales, lo que se compara con cerca del 9% en economías desarrolladas, según el informe.

Seis países de la región tienen una "sustancial" dependencia en los bienes básicos como fuente de ingresos; Argentina, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela reciben entre el 10% y el 49% de los recursos de la venta de productos agrícolas, metales e hidrocarburos. La importancia de las entradas provenientes de los bienes básicos está aumentando en Brasil, gracias en parte a importantes hallazgos petroleros, señala el informe.

Sin embargo, durante el reciente auge de los bienes básicos, de los cinco países que establecieron fondos de estabilización, sólo Chile y Trinidad y Tobago fueron capaces de amasar "ahorros significativos" gracias a la disciplina en el gasto. Asimismo, a medida que los ingresos aumentaron durante el ciclo de auge de los bienes básicos de 2002-2008, sólo en Bolivia y Chile los ingresos crecieron más que los gastos.