Panamá. El Grupo Banco Mundial (GBM), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el gobierno de Panamá presentaron este miércoles un acuerdo para mejorar la transparencia y la rendición de cuentas en los países de América Latina y el Caribe.

El denominado Acuerdo de Panamá busca combatir la corrupción en la región y atraer mayor financiamiento privado para el desarrollo.

El acuerdo, auspiciado entre los tres actores, fue presentado en el marco de la apertura de la conferencia regional "Cuentas Claras 2018: Gobierno Transparente en Colaboración con el Sector Privado", que se realizará este jueves en la capital panameña.

El vicepresidente del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, explicó que se trata de una matriz basada en tres pilares.

El primero de ellos es la transparencia a través del suministro de información, el segundo la rendición de cuentas y el último la colaboración.

"Hay que mover el foco de la brecha hacia lo que se puede hacer. Los países tienen que gastar mejor, no necesariamente más", sostuvo el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina, Jorge Familiar.

De tal forma que los gobiernos, el sector privado y la sociedad en su conjunto sean parte del esfuerzo, para así hacer frente al flagelo y transformar realmente la sociedad.

Familiar explicó en diálogo con Xinhua que es necesario que la región genere confianza en momentos en que hay pocos recursos fiscales, en que países hacen ajustes para atraer recursos en infraestructura y proyectos que generen desarrollo.

Dijo que la piedra angular de la confianza se refiere a la rendición de cuentas y la transparencia, en un sistema donde no hay corrupción.

"Hay que mover el foco de la brecha hacia lo que se puede hacer. Los países tienen que gastar mejor, no necesariamente más", sostuvo Familiar.

"Tienen que identificar una lista de proyectos necesarios, asignando la prioridad que corresponde", además de que "se requiere prepararlos para que sean más atractivos a la inversión", consideró el directivo del BM.

Por su parte, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, señaló que en la región se perciben injusticias y no se cumple la igualdad ante la ley.

Consideró que es preciso tener presente que la corrupción impacta sobre las variables del desarrollo, desalienta la inversión y no impulsa el emprendimiento.

"La corrupción es una fuente de ganancias extraordinarias para algunos actores, al tiempo que desalienta la inversión", expuso Almagro.

Dijo que "la corrupción se mantiene como una amenaza a la democracia", por lo que llamó a enfrentarla en todos los frentes como medios y sector privado.

A su vez, la vicepresidenta y canciller de Panamá, Isabel de Saint Malo, destacó en el encuentro la importancia de promover el Acuerdo Panamá, de manera que sirva de rumbo para mejorar la gobernanza y fortalecer las instituciones.

De Saint mencionó en ese sentido las iniciativas que impulsa su país para mayor transparencia.

La canciller panameña puso como ejemplo de estas acciones en favor de la transparencia, la iniciativa de una Academia Regional para Funcionarios Públicos que tendrá como sede Panamá.

Enfatizó, además, la relevancia de este tipo de propuestas en momentos en que se necesitarán recursos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible determinados en el marco de Naciones Unidas (ONU).

Consideró también necesario que las empresas se reinventen y asuman su responsabilidad con relación al importante tema de la corrupción.