Washington. El Banco Mundial prestó un récord de US$72.000 millones durante el último año para ayudar a los países en desarrollo a soportar la crisis económica global, dijo la institución en un informe sobre los resultados de su ejercicio fiscal.

Esta cifra supera los US$59.000 millones entregados el año anterior, según los resultados del banco para el año fiscal terminado el 30 de junio del 2010.

La mayor parte de los fondos estuvieron destinados a países emergentes y de ingresos medios, que vieron limitado su acceso a los mercados de capital durante la crisis.

El financiamiento otorgado por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, que entrega préstamos y otros servicios a economías emergentes, alcanzó US$44.200 millones, un brusco aumento desde los US$32.9000 millones de 2009.

Para los 79 países más pobres del mundo, el banco entregó un récord de US$14.500 millones en préstamos y garantías, ligeramente por sobre los US$14.000 millones del año anterior.

En cuanto a sus estimaciones para los próximos años, la institución señaló que los flujos privados se recuperarían modestamente desde los US$454.000 millones en 2009 a US$771.000 millones para 2012, aún por debajo de los US$1,2 billones de 2007.

El total de la brecha de financiamiento para los países en desarrollo sería de US$210.000 millones en 2010, por debajo de los US$352.000 millones estimados para 2009, y caería a US$180.000 millones en 2011, señaló el banco.

En una división por sectores, el financiamiento del Banco Mundial a infraestructura alcanzó un total estimado de US$22.000 millones durante el año fiscal, por sobre los US$18.000 millones del ejercicio fiscal anterior.

Los préstamos para educación treparon también a niveles récord de cerca de US$4.500 millones, frente a los US$3.400 millones del año anterior, mientras que para proyectos de salud y nutrición alcanzaron US$4.000 millones, desde los US$2.900 millones en 2009.