El economista en jefe de la Oficina Regional de América Latina y el Caribe del Grupo Banco Mundial (BM), Augusto de la Torre, sostuvo que a Perú “se le ve muy bien” pese a la situación de bajo crecimiento económico que enfrenta América Latina (AL).

El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó a 0,5% la perspectiva de crecimiento para América Latina, cuando en un anterior reporte estaba en 0,9%.

“Lo que sí es interesante que en países de la región como Brasil, ahora Chile y posiblemente Ecuador se está haciendo revisiones a la baja en crecimiento muy importantes y eso sugiere que la región como un todo para el 2015 va a tener un crecimiento muy cercano a cero”, anotó.

Consideró que a Perú habría que compararlo con el promedio regional; sin embargo, “frente a ese promedio regional (a Perú) se le ve muy bien”.

Señaló, asimismo, que para algunos países de la región hay un proceso de recuperación lento como, por ejemplo, en México, cuyas tasas de crecimiento están subiendo, así como Centroamérica y países del Caribe.

“En los países que se especializan en la exportación de materia prima, lo que estamos experimentando es una desaceleración de crecimiento, en unos países más importante que otros. En Perú la desaceleración es importante, pero es mucho menor que en Brasil”, apuntó.

Grecia

Ante la posible salida de Grecia de la zona euro y su impacto en los países de la región, señaló que primero hay que se debe preguntar es el impacto que tendría sobre Europa, “y ello dependerá cómo se resuelva el caso de Grecia”.

Consideró que en la medida en que la economía europea siga recuperándose lentamente, tal como lo ha venido haciendo, el impacto sobre América Latina “sería prácticamente ausente”.

En ese contexto, manifestó que, por el contrario, en lo que habría que preocuparse la región es en otros eventos que golpean a la economía de la región como el proceso de crecimiento en China, los precios de las materias primas y cómo calibrar las políticas económicas domésticas, a manera de reconocer la realidad sin generar excesivas desaceleraciones económicas.

“Nuestras economías se han vuelto muy sensible a los desarrollos de China y a los desarrollos de los mercados internacionales, de los precios que determinan los precios de las materias primas”, dijo.

El funcionario ofreció estas declaraciones tras su participación en la Conferencia Rumbo a Lima “Promover el crecimiento a través de políticas efectivas”.