El Perú ha registrado una impresionante reducción de la pobreza en la última década, señaló el Banco Mundial (BM) en su nuevo informe denominado “La prosperidad compartida y la erradicación de la pobreza en América Latina y el Caribe”.

“En el Perú se ha observado una de las más impresionantes reducciones de pobreza en la región durante la última década, aunque aún persisten focos por atender”, indicaron el vicepresidente para América Latina y el Caribe del BM, Jorge Familiar, y la directora senior de la Pobreza en dicho organismo multilateral, Ana Revenga.

Los especialistas refirieron que, en el Perú, sólo un tercio de la población del país vive en zonas rurales, pero esas mismas áreas representan la mitad de los pobres y el 80 por ciento de los pobres extremos.

Cifras del 2014

La pobreza se redujo en el Perú a 22,7% en el 2014 desde un nivel previo de 23,9% en el 2013, lo que implica que 289,000 peruanos abandonaron esa condición el año pasado, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

De esta manera, cerca de dos millones 79,000 peruanos salieron de la pobreza en los últimos cuatro años al pasar de un nivel de 30.8 por ciento en el 2010 a 22.7 por ciento el año pasado.

Políticas de redistribución

Los analistas sostuvieron que los países de la región con mejora del capital humano y mecanismos de redistribución de la riqueza, que permitan a la población pobre y vulnerable mejorar o mantener la condición alcanzada de cara a los shocks externos, serán importantes para sostener los logros alcanzados.

“En toda la región, mayores ingresos, la mejora del capital humano y los mecanismos que permitan a la población pobre y vulnerable perseverar de cara a los shocks externos, serán importantes para salvaguardar los logros alcanzados en la última década”, afirmaron.

Retos para la región

Añadieron que América Latina y el Caribe han registrado prosperidad en la última década y han tenido éxito en la reducción de la pobreza, impulsados por el crecimiento, los mejores ingresos laborales y programas sociales eficaces.

“La clase media se ha ampliado y la composición socioeconómica de la región se ha transformado como resultado”, destacó.

Sin embargo, apuntó que en la medida que la región se enfrenta a una desaceleración económica y la reducción de la desigualdad se ha estancado en términos promedio, la comprensión de lo que ayudó a impulsar estas ganancias se vuelve particularmente valioso.

“En ese sentido, cada país deberá hacer frente a sus desafíos actuales de manera diferente”, añadió.