Caracas. Según informe del Banco Mundial (BM) existe un incremento en la demanda de nuevos prestatarios que recurren a la capacidad técnica de la institución para mitigar el riesgo cambiario y de tasa de interés.

En el ejercicio de 2010, el Departamento de Tesorería del BM realizó transacciones de cobertura por valor de US$11.800 millones en nombre de sus clientes; que incluyeron operaciones contra riesgos cambiarios y de tasas de interés. Los gobiernos participaron en estas transacciones para facilitar la puesta en práctica de sus estrategias específicas de gestión de la deuda.

La cartera de la deuda de un país está expuesta a riesgos cambiarios, de tasas de interés y de refinanciamiento que pueden socavar su estabilidad financiera.

El BM respaldó desde hace mucho tiempo a los países en sus esfuerzos por establecer prácticas sólidas de gestión de riesgos con el fin de proteger y administrar más adecuadamente los recursos gubernamentales.

"Una política macroeconómica y una gestión de deuda más adecuadas han ayudado a la mayor parte de los países con mercados emergentes a evitar el sobreendeudamiento durante la crisis financiera de 2008 y 2009", dijo Phillip Anderson, director interino de Actividades Bancarias y Gestión de la Deuda del Departamento de Tesorería del BM.

"Hemos trabajado durante varios años con muchos países, como Indonesia, México, Marruecos y Túnez, brindándoles asistencia técnica y ofreciendo productos de gestión de riesgos que les han permitido acercarse a sus objetivos de largo plazo relativos a la gestión de deuda", comentó.

El Departamento de Tesorería del BM realizó transacciones de cobertura por un monto promedio de entre US$25 mil millones y US$35 mil millones al año, con el objetivo de gestionar los riesgos del balance del BM y de sus clientes.

Durante el último ejercicio, las transacciones de gestión de riesgos realizadas para clientes se triplicaron respecto de los niveles anteriores a la crisis.

La sólida reputación del BM en los mercados internacionales de capitales le permitió actuar como intermediario en estas transacciones y lograr condiciones más favorables que las que podrían obtener por su cuenta muchos países, en particular en un contexto de crisis.

Además de constituir una fuente importante de financiamiento para el desarrollo, el BM puso a disposición de todos sus miembros una amplia gama de servicios financieros, asentados en sus 60 años de experiencia como uno de los principales actores en los mercados internacionales de capitales.

Por ejemplo, ofreció productos que permiten a sus clientes gestionar los riesgos vinculados con los precios de los productos básicos y los desastres naturales, instrumentos de mejora del crédito y soluciones financieras innovadoras para hacer confluir las fuentes de fondos con las prioridades en materia de desarrollo.