El Banco Mundial recortó su proyección de crecimiento global para 2016 y dijo que el flojo desempeño de importantes economías emergentes golpeará a la actividad, al igual que índices anémicos de potencias como Estados Unidos.

El crecimiento mundial se aceleraría este año a un 2,9% desde un 2,4% en 2015, sostuvo la entidad, que bajó su previsión de junio de un 3,3%.

El banco se mostró especialmente preocupado por el desempeño de las mayores economías emergentes.

"Dado el tamaño y la integración económica global de los mercados emergentes de mayor tamaño -Brasil, la Federación Rusa, India, China, y Sudáfrica, los llamados BRICS-, la ralentización simultánea que se está dando en todos estos países menos uno podría tener consecuencias significativas para el resto del mundo", sostuvo el reporte.

El banco pronosticó que las economías de Rusia y Brasil seguirían contrayéndose en 2016 en vez de volver a crecer como había previsto en junio.

El Producto Interno Bruto de Rusia se contraería un 0,7% y el de Brasil un 2,5% en 2016, frente a las estimaciones previas de un crecimiento de un 0,7% y un 1,1%, respectivamente. En tanto, el PIB de China crecería un 6,7% este año frente a la estimación previa de una expansión de un 7%.

El Banco Mundial también recortó su panorama de crecimiento para Estados Unidos, a un 2,7% desde la estimación previa de un 2,8%, y de la zona euro, a un 1,7% desde un 1,8%.

El organismo multilateral también dijo que la economía de América Latina y el Caribe se estancará este año tras contraerse un 0,9% en 2015, convirtiéndose en la región emergente con el peor desempeño.