El Banco Mundial apoyará el proceso de revisión presupuestal base cero que ha comprometido el Ejecutivo mexicano con el Congreso, presentando los comparativos internacionales que le permitirán al gobierno federal usar las mejores prácticas internacionales para definir y medir la eficiencia del gasto, sin sacrificar gasto social e inversión productiva.

Lo anterior lo confirmó Jorge Familiar, vicepresidente para América Latina y El Caribe, al subrayar que “México destaca por su reputación ‘estelar’ en su manejo macroeconómico y la aplicación de una sólida política monetaria y la fuerte institucionalidad en su manejo fiscal”.

En un encuentro con periodistas, acompañado por Gerardo M. Corrochano, director para Colombia y México del organismo, precisó que “el Banco Mundial no está ayudando de forma emergente, sino interactuamos de forma constante. Lo que llama la atención es que la revisión del gasto de la eficiencia del gasto se tomó antes de que se presentara la caída abrupta en los precios del crudo, pues implica una revisión integral del gasto, no un ajuste (...) lo que se considera muy responsable”.

Agregó que es muy elogiable la decisión del gobierno de México porque expresa una visión estratégica, no coyuntural, en la asignación de recursos escasos, lo que le hace preservar una enorme credibilidad fiscal.

De la asesoría, Corrochano precisó que “desde hace nueve meses (desde agosto) venimos trabajando en la revisión del gasto, pero no participamos en la preparación del Presupuesto, sino en el análisis de cómo se asigna y a qué se dirige. Así conocemos las tendencias redistributivas y de inversión productiva, para compararlas con las de los países de la OCDE”.

Detalló que la intención es hacer una primera entrega a mediados de año para que la Secretaría de Hacienda cuente con un input para la preparación del Presupuesto enfocado en la revisión de subsidios y la eficiencia de los mismos, que le permita comparar las diferentes partidas del gasto público y cómo se asignan o miden en otros países.

“La revisión que realizamos es transversal e incluye nueve sectores, y también es horizontal para ver cómo se distribuye en los diferentes órdenes de gobierno; usamos comparativos con países de igual grado de desarrollo, como Brasil, y los del Acuerdo del Pacífico: Chile, Colombia y Perú. Es un buen ejercicio, no evaluamos en sí el Presupuesto, sólo lo comparamos”, dijo Familiar, quien aclaró que México puede tomar prestado más de cuatro mil mdd.

Lagarde: con los cambios, México puede crecer 4%

La pronta y correcta aplicación de las reformas estructurales permitirán crecer a México a tasas por arriba de 3% que se proyecta en el Fondo Monetario Internacional (FMI) este año, lo que no implica un “mal desempeño” si se considera que para el mundo se estima 3.5% de expansión, y el de México “es ligeramente menor” , afirmó Christine Lagarde, directora gerente del organismo.

“México ha realizado varias reformas estructurales, adelantándose a los acontecimientos, y todas ellas, estamos seguros, van a impulsar el crecimiento de forma estructural, e incluso hará que crezca a tasas de hasta 4%”, estimó.

Apuntó que en 2014 México destacó en el Índice Reformador que elabora el FMI por los cambios estructurales que estimularán la demanda, sin duda, por los cálculos que se han realizado en materia de inversión.

En cuando al impulso externo que explica la mayor parte de la dinámica productiva en la actualidad, comentó: “México está en la frontera con Estados Unidos, que estimamos crezca 3.1 por ciento; tiene una alta relación de intercambio comercial e inversión extranjera directa; participa activamente en las cadenas productivas, y eso está ayudando a un buen desempeño de la economía mexicana, lo que no es nada malo”.

Esto lo dijo al término de la conferencia de prensa posterior a la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC), principal órgano de consulta de la Asamblea de Gobernadores, acompañada de Agustín Carstens, en funciones de presidente del Comité, de quien dijo que es “un hombre talentoso, experimentado, conocido por todos sus colegas, pues fue secretario de Hacienda y lo conocen los ministros de finanzas, y como gobernador del Banco de México lo conocen todos los banqueros centrales. En el FMI lo conoce todo el equipo senior y el personal lo trata con un enorme respeto. Eso ayudará a transitar los acuerdos y el momento de empuje que requiere el sistema financiero mundial y la economía global”.

La pregunta a la que respondió Lagarde y luego Carstens fue específica. Se le preguntó que por qué si México ha realizado los cambios estructurales y ajustado su política fiscal, la demanda no crecía al ritmo que había previsto el FMI (3.5%).

Al respecto, Carstens respondió: “México ha experimentado dos choques importantes en los últimos meses: la caída acelerada y en poco tiempo de los precios del crudo y la apreciación del dólar por la elevada volatilidad de los mercados financieros.

“El punto central es que México necesita implementar de manera ordenada y eficiente las reformas para que tengan un impacto mayor en el crecimiento y, algunas de ellas ya muestran resultados como la baja de precios en telecomunicaciones”, agregó.

Consideró que en especial, una vez que se tengan los resultados de la Ronda Cero, se sentarán las base para la recuperación de la exploración y producción petrolera, caída que es uno de los elementos que explican el menor crecimiento económico.

“Se necesita ser pacientes para ver los resultados de la implementación de las reformas”.