Su incursión en el mercado hondureño es reciente. En pocos años de operación se ha convertido en una de las principales fuentes de financiamiento para el sector privado nacional.

La Corporación Financiera Internacional (IFC) es una institución del Grupo Banco Mundial que brinda asistencia técnica y asesoría en Honduras. Para evaluar el impacto de la cooperación económica y de las asesorías brindadas en el país, el director general de la IFC, Lars Thunell, visitó Tegucigalpa, donde se reunió con clientes del sector privado y del gobierno, así como con autoridades, entre ellas el presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa.

-¿Qué nos puede contar de la presencia de la IFC en Honduras? En los últimos años la Corporación Financiera Internacional está tratando de incrementar su presencia en Centroamérica, especialmente en Honduras, que es uno de los países más pobres de la región. Hemos podido incrementar nuestra presencia aquí, expandir la cantidad de personas y los equipos. Cuando vemos los números, hicimos más de US$400 millones el año pasado, también hemos incrementado el monto de inversiones de US$38 millones en 2008 a más de US$180 millones el año pasado.

Después de dos días de extensas reuniones con distintos sectores, ¿cuáles son los resultados de su visita al país? Pienso que esta era la oportunidad de estar en Honduras, llegamos en un buen momento, todos sabemos que el país ha pasado por todo un proceso, eventos políticos, y ahora que ha sido readmitido en la región de Centroamérica pensé que era un buen momento para venir y así fue.

Después de recibir agradecimientos de nuestros clientes y del gobierno, la IFC buscará tener un papel más relevante para ayudar a que Honduras progrese. Tuvimos una buena discusión sobre las nuevas zonas económicas (Regiones Especiales de Desarrollo) y la necesidad de infraestructura. En la parte de infraestructura hablamos de las asociaciones público-privadas, estamos trabajando con el gobierno y las alcaldías para apoyar las pequeñas empresas; con los bancos trabajamos para ayudar a desarrollar pequeños clientes y compartir el riesgo en el financiamiento para que puedan ver que hay buenos negocios, que los bancos puedan ir detrás de ellos.

El respaldo de la IFC al sector privado hondureño es una señal de que han mejorado las condiciones para hacer negocios en el país. Bueno, creo que tienes que ver la imagen completa, en su totalidad, obviamente, ha habido cierto progreso como mencionaba en algunas de las regulaciones de negocios, tenemos la Ley de Asociaciones Público Privada, el gobierno ha tenido varias iniciativas, siguen tomando iniciativas y eso es muy positivo.

Uno de los asuntos, por supuesto, es si ves desde una perspectiva internacional la situación de la seguridad que está afectando a los negocios de forma general. Creo que el Banco Mundial ha hecho unos estudios sobre el costo de la seguridad y tenemos que reconocer que todos estamos compitiendo por los recursos a nivel mundial y las personas tienen miedo venir aquí, inversionistas extranjeros tienen miedo, entonces la situación se vuelve difícil.

Creo que en general Honduras va por buen camino, pero todavía hay un trabajo por hacer, una cosa que platicamos con el presidente -Porfirio Lobo Sosa- y el sector privado es la importancia de la integración regional, porque entre más grande puedes hacer ese mercado, más interesante se vuelve tanto para empresas locales como para inversionistas extranjeros.

Hay posibilidades de que la IFC pueda aumentar su cartera de inversión en Honduras.

Hemos hablado con el equipo de la Corporación Financiera Internacional en Honduras de continuar con la expansión de la asistencia económica, estoy convencido de que la IFC puede hacer una mayor contribución porque hay oportunidades de negocios y se le puede ayudar al gobierno, ayudándole al sector privado con los problemas como la seguridad. Una muestra de que hemos venido incrementando nuestro apoyo fue que en el período fiscal 2011 (julio 2010 a junio 2011) las inversiones sumaron US$187 millones, monto superior a los años anteriores.