Washington, EFE. El Banco Mundial (BM) cree que la economía peruana ha experimentado un cambio estructural de fondo que podría situar su crecimiento potencial en más del 7% y aseguró que la gran entrada de capitales hace que sus posibilidades sean "enormes".

El Banco Mundial (BM) espera que el producto interior bruto (PIB) de Perú crezca a un ritmo del 6% este año, lo que lo sitúa, junto con Panamá, a la cabeza del crecimiento en Latinoamérica.

"Perú es uno de los casos más interesantes de la región", dijo este miércoles en rueda de prensa el economista jefe del BM para América Latina, Augusto de la Torre, quien destacó que al estelar comportamiento económico se suma un desempeño "razonablemente bueno" en el tema social.

En opinión del experto "lo que está pasando en Perú parece reflejar un cambio estructural más de fondo y un cambio estructural beneficioso".

"Yo creo que el nuevo debate que se abre ahora en Perú es cuál es la nueva tasa de crecimiento potencial", afirmó De la Torre durante una rueda de prensa en la que se presentó el informe semestral de la región "Sin viento a favor, en búsqueda de un mayor crecimiento".

De la Torre apuntó que hace diez años existía la percepción generalizada de que la tasa de crecimiento no inflacionaria de Perú no podía superar el 5%.

De la Torre apuntó que hace diez años existía la percepción generalizada de que la tasa de crecimiento no inflacionaria de Perú no podía superar el 5%.

Ahora, por el contrario, "la mayor parte de los economistas piensa que hay un suficiente cambio estructural en Perú como para que quizá estemos hablando de un país cuya tasa de crecimiento no inflacionario está por encima del 5% o incluso del 6% o 7%".

De cara al futuro, el organismo financiero internacional ve "enormes perspectivas de desarrollo" gracias en gran medida al gran ingreso de capitales de inversión extranjera directa.

La presentación del informe del BM se produjo en el marco del encuentro de primavera conjunto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que se celebra esta semana en Washington y que coincidirá con la reunión de los ministros de Economía y Finanzas del G20.