Ciudad de Guatemala. La creciente violencia de los cárteles de la droga y las pandillas callejeras en Centroamérica le están costando a la región hasta un 8% del producto interno bruto, y podría afectar el crecimiento en el futuro, dijo este jueves el Banco Mundial.

"Más allá del trauma y el sufrimiento de las víctimas individuales, el crimen y la violencia acarrean costos económicos asombrosos a nivel nacional", dijo el organismo internacional en un reporte.

El 8% del PIB gastado en seguridad y salud es considerable cuando se contrasta con el crecimiento de casi 2% que tuvo la región compuesta por siete países en el 2010, mientras el resto de Latinoamérica creció cerca del 6%, señaló.

Honduras, Guatemala y El Salvador padecen algunas de las tasas de homicidios más elevadas en el hemisferio occidental, y los riesgos van en aumento con la cada vez mayor presencia de cárteles mexicanos, que están extendiendo sus operaciones hacia el sur.

Los cárteles fueron el principal motor del incremento de la violencia en la región, que se sumó a la generada por las pandillas callejeras, que cuentan con miles de integrantes, dijo el reporte.

El ambiente de inseguridad podría afectar al flujo de inversiones en la región, y desviar los ya escasos recursos gubernamentales hacia el combate de la delincuencia, en lugar de al impulso de la actividad económica.

No existe una "solución fácil" para el problema, pero un paso clave será el fortalecer los sistemas judiciales de la región, en la que muy pocos criminales son procesados y encarcelados, explicó.

Una reducción del 10% en las tasas de homicidios podría elevar el PIB en un 1%, señaló