La representante del Banco Mundial, Rossana Polastri, dijo que lo que sucede en el mundo hace repensar y ver cómo se están proyectando las demandas internacionales, ya que la mayoría de los países de América Latina son dependientes del comercio exterior y al ver que los países desarrollados están de alguna manera contrayéndose, requiere darles nuevamente una mirada a las proyecciones.

Dejó en claro, sin embargo, que las economías de América Latina tienen su propia dinámica, su demanda interna y manejos fiscales bastante prudentes, bastante sostenibles, y que el Paraguay es uno de ellos. “Entonces, no esperamos ninguna reducción drástica, sino que como una manera responsable ya no se pueden hacer proyecciones un año, dos años, ya se van mirando cada tres, cada seis meses”, indicó Polastri tras una reunión con el ministro de Hacienda, Dionisio Borda.

Con respecto a las inversión en el país, señaló que está avanzando con una cartera bastante interesante con el sector privado, lo que se debe a la fortaleza de la economía en los últimos dos años, lo que le ha convertido en un cliente interesante no solo para inversionistas extranjeros, sino para una institución como el Banco Mundial.