China está haciendo todo lo posible para prevenir una guerra mundial cambiaria, dijo este jueves Yi Gang, vicepresidente del Banco Popular de China.

Ya hay señales de una guerra de divisas, pero China "está trabajando duramente para evitarlo", dijo Yi, en el marco de las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Sus comentarios surgen en momentos en que China enfrenta una creciente presión de países desarrollados para una mayor apreciación del yuan.

Además, son posteriores a recientes intervenciones en el mercado de moneda extranjera de países como Japón o Singapur, con el objetivo de debilitar sus monedas y hacer que su sector exportador sea más competitivo.