El Banco Santander Chile ajustó este martes a la baja su previsión de crecimiento para la economía chilena, que según sus estimaciones se expandirá un 2,1% en 2014.

En su anterior Informe de Economía Santander, publicado en mayo, la filial chilena del banco español había previsto que el Producto Interno Bruto (PIB) crecería este año entre un rango de 2,7 y 3,2 %.

El economista jefe del Santander Chile, Pablo Correa, dijo al presentar el informe que la reducción de la previsión de crecimiento se enmarca en la fase de desaceleración en que se encuentra la economía chilena, que debería retomar el impulso a partir de 2015.

Según las estimaciones de la entidad, el año que viene Chile crecerá 3,3 % y en 2016 a 4 %.

Uno de los motivos de la desaceleración es el freno de la demanda interna, que este año solo aumentará 1,3%, mientras que se recuperará en los próximos dos años con un incremento del 4,5 y 3,1%, respectivamente.

En cuanto a la tasa de desempleo, que estos últimos meses ha subido de forma moderada, el banco prevé que cerrará el 2014 con un 6,6%, alcanzará su tope el año que viene con un 7% y volverá a reducirse en 2016.

La inflación puede acabar el año en 4,3%, por encima del rango meta de 2,0 a 4,0% fijado por el Banco Central chileno, mientras que en 2015 bajará al 3,3% y en 2016 al 2,8%, cerca del 3% del año pasado, según el informe del Santander Chile.

El economista jefe de la entidad consideró que la reforma tributaria impulsada por el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, que contempla subir los impuestos a las empresas, puede atrasar la recuperación en la inversión y el consumo.

“Lo importante es que el ambiente de incertidumbre que se generó logre disiparse y es el reto que tienen las autoridades políticas para el resto del año”, comentó Pablo Correa.