Berlín. Los 10 mayores bancos de Alemania necesitarán un adicional de 50.000 millones de euros (US$65.440 millones) en valor de capital propio para cumplir con nuevos requerimientos más duros para prestamistas, de acuerdo a cálculos del Bundesbank, reportó este sábado una revista.

El semanario Der Spiegel dijo que expertos del banco central de Alemania estimaron que los prestamistas, incluyendo al Deutsche Bank, Commerzbank y bancos regionales de propiedad pública como WestLB, LBBW y BayernLB podrían cubrir gran parte, pero no toda la necesidad solos.

Las nuevas reglas acordadas el fin de semana pasado conocidas como Basilea III estipulan que los bancos tendrán que poseer capital de alta calidad que totalice el 7% de sus activos que soportan riesgo.

Para facilitar la carga a los bancos y mercados, los reguladores dieron a los prestadores períodos de transición para cumplir con las reglas. Los períodos se extienden en algunos casos hasta enero del 2019 o posteriormente.

La revista dijo que el Bundesbank calculó que apenas encima de 40.000 millones de euros podrían ser recaudados por los bancos a fines del 2019 mediante ganancias y al recaudar nuevo capital. Pero los prestamistas necesitan hallar nuevas fuentes de capital para conformar el resto, afirmó.

Esto podría resultar duro en particular para los bancos regionales, destacó la revista. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, ha lanzado una nueva campaña para fusionar los bancos regionales.