Francfort. La asociación de bancos de Alemania respaldó el sábado las propuestas del gobierno de Berlín para hacer que acreedores privados participen en el costo de un segundo rescate para Atenas, aunque no estaba claro si favorecían un controvertido canje de bonos.

Berlín está presionando a los bancos comerciales para que contribuyan al costo de un rescate estimado en 120.000 millones de euros (US$173.000 millones), pero tiene dificultades para convencer al Banco Central Europeo (BCE) y las agencias de calificación de que puede hacerlo sin provocar un incumplimiento de crédito.

Funcionarios dicen que el BCE sostiene que un swap, favorecido por el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, sería visto como un incumplimiento y haría inaceptables a los bonos griegos como garantía, lo que llevaría potencialmente a un colapso del sector bancario griego.

Consultado si los bancos apoyarían una resolución del Parlamento alemán que los acreedores privados una contribución, el director ejecutivo de BdB, Michael Kemmer, dijo en una entrevista por radio: "Lo que el señor Schaeuble ha propuesto en principio no es poco lógico. Nuestros miembros también participarían".

No estaba claro si quiso decir que apoyaba la idea de un swap o sólo que los acreedores privados se involucren.

Schaeuble instó el viernes al Parlamento a respaldar ayuda adicional para Grecia, pero dijo que la participación de los bancos en un nuevo paquete era "inevitable" y que él favorecía un canje que corra los vencimientos de la deuda griega por siete años.

El jefe de ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, estuvo a favor de una línea dura de Berlín en una entrevista para una radio alemana, pero dijo que cualquier solución debe ser acordada con el BCE.

"Soy de la opinión que tendrá que haber una contribución de acreedores privados. Tiene que haber una reestructuración voluntaria y moderada", dijo a Inforadio.

"No podemos impulsar esta participación de acreedores privados sin el BCE, o contra él", indicó.

Consultado sobre cómo podría arreglarse esa participación y mantenerse voluntaria, dijo: "Lo estamos discutiendo".

Fuentes oficiales de la zona euro dijeron a Reuters el jueves que el nuevo rescate internacional que se estaba reuniendo para Grecia posiblemente totalizaría cerca de 120.000 millones de euros, en lugar de la cifra de 90.000 millones de euros (US$130.000 millones) sugerida previamente por funcionarios.