Los bancos centrales de las principales economías desarrolladas dijeron este miércoles que adoptarán medidas coordinadas para evitar una falta de liquidez en el sistema financiero global.

La Reserva Federal, el Banco Central Europeo y los bancos centrales de Canadá, Reino Unido, Japón y Suiza dijeron en un comunicado que habían acordado bajar el coste de las actuales líneas de swaps en dólares en 50 puntos básicos a partir del 5 de diciembre, además de otras medidas, con el objetivo de inyectar liquidez al sistema financiero mundial.

Los organismos monetarios, aseguran en un comunicado conjunto, que el objetivo de esta acción coordinada, que tanto reclamaban los bancos, los gobiernos y los analistas, es el de aliviar las tensiones de los mercados financieros y, por tanto, mitigar la carencia de crédito de los hogares y los negocios y estimular la actividad económica.