El Sistema Especial Colón Puerto Libre ofrece un ofrece a las entidades bancarias incentivos para que desarrollen facilidades de  crédito inversionistas interesados en restaurar o remodelar propiedades en el Casco Antiguo de la Ciudad de Colón.

La secretaria ejecutiva de Colón Puerto Libre, María Vanessa Ford, se reunió con representantes de la Asociación Bancaria de Panamá  para conversar sobre  la Ley de Colón Puerto Libre que ofrece a los inversionistas de infraestructura están entre 0% de importación en equipos y materiales utilizados para remodelar y restaurar propiedades, 0% de impuesto de renta por 10 años sobre utilidades, entre otros.

“Considero además que lo más importante es que la banca, sumándose a esta valiosa iniciativa del Gobierno Nacional, ayudará a dinamizar la economía en una provincia que tanto lo necesita, y coadyuvará directamente con la atracción de una mayor afluencia de inversionistas locales e internacionales, los cuales podrán a su vez, generar plazas de empleo para la próxima contratación de la mano de obra netamente colonense”, dijo Ford.

Colón Puerto libre fue creado por medio de la Ley 29 del 30 de diciembre de 1992, pero modificado el pasado 14 de marzo de 2016 como parte de una serie de proyectos que intentan reactivar la cuidad, en este caso incentivado inversiones y comercio que estarán libres de impuestos, tal como en la Zona Libre de Colón, pero a diferencia de esta sí se puede comprar al detal y se estará permitiendo a los ciudadanos panameños y residentes hacer compras hasta por US$2.000 divididos a la mitad cada semestre, no acumulables. Para los extranjeros no residentes es ilimitada la compra.

El proyecto está dividido en dos componentes, uno que se trata de la inversión inmobiliaria y el otro la otra comercial.
La parte inmobiliaria son todos los incentivos que ya existen en las 16 calles que están dentro de la zona que serpa libre de impuestos, los que se aplicarán para compra y habilitación de edificios.

Mientras que los aspectos comerciales es la instalación de empresas, estas van a requerir una clave de operación que tendrá un costo de US$250  al año, y los comercio que se van a instalar porque tendrá que operar bajo los documentos de Movimiento Comercial (DCME) y bajo un modelo de control de inventario.