Asunción. Los shocks simulados en las pruebas fueron una mayor depreciación del tipo de cambio frente al dólar, una disminución del margen de tasas de interés y aumentos en los niveles de morosidad y se busca establecer la reacción del coeficiente de adecuación de capital (CAC) ante los escenarios descriptos. Dicho estudio determinó que los bancos y financieras se encuentran con niveles de liquidez y solvencia apropiadas para enfrentar los shocks simulados, según se desprende en el informe de estabilidad financiera que divulgó ayer el Banco Central del Paraguay (BCP).

El nivel de capitalización del sistema financiero a setiembre de 2015 satisface plenamente, e incluso está por encima de lo exigido por el ente regulador, lo que le permitirá manejarse holgadamente ante situaciones adversas. El coeficiente de adecuación de capital llega al 16,2%, este nivel es superior al 12% exigido por el ente regulador.

Los técnicos del BCP comprobaron que el shock que tiene mayor efecto en las simulaciones realizadas es el aumento de la morosidad que pueda darse en la cartera de créditos. En un escenario adverso con moderado aumento de la mora, el índice de capital llegaría al 14,9%, y en un escenario extremo podría bajar al 14,5%.

La simulación de un aumento de la morosidad se realizó de forma separada para cada sector como agricultura, ganadería, consumo, industria y se determinó que las intermediarias pueden responder holgadamente ante un incremento extremo de la mora en la cartera de crédito.

Estas pruebas se realizan con base en un simulador de shocks en el contexto local o externo, por ejemplo, uno de los escenarios considerados fue la depreciación del guaraní y en qué situación podría afectar una mayor suba del dólar estadounidense en el mercado. En cuanto a los depósitos del sistema, se evalúa las condiciones que tiene el Fondo de Garantía de Depósitos para afrontar situaciones de crisis.