Berlín/Atenas. Los bancos se acercaban este miércoles a un acuerdo para recortar el valor de sus inversiones en bonos griegos a la mitad como parte de un plan de rescate que según el ministro de Finanzas helénico, Evangelos Venizelos, concedería 15 euros en efectivo por cada 100 euros invertidos.

El periódico griego Kathimerini publicó, citando fuentes en Bruselas, que el ministro informó a los bancos y a las aseguradoras que recibirían 15 euros en metálico y 35 euros en bonos a 30 años con un cupón al 6% por cada inversión de 100 euros.

En Berlín, una fuente próxima al ministerio de Finanzas informó a Reuters que mientras que Alemania, Finlandia y Holanda presionaban para que la quita fuera del 60%, "habrá un acuerdo con los inversores en bonos al 50% y no hay posibilidad de un acuerdo por menos del 50%".

Los ministros de Finanzas de la zona euro tenían intención de alcanzar un acuerdo sobre el tamaño del descuento no más allá del miércoles. Sin embargo, esa posibilidad podría aplazarse, dijo la fuente.

El periódico dijo que las proporciones de efectivo y deuda en el acuerdo del 50% todavía podían variar.

Fuentes bancarias consultadas por Reuters expresaron que habían todavía diferentes combinaciones de efectivo y bonos encima de la mesa, lo que podría resultar en un nivel diferente de quita.

La merma para los inversores privados seguía abierta a debate antes de la cumbre de la Unión Europea de la noche del miércoles, en la que los mercados esperan que se logre un acuerdo amplio para resolver la crisis de deuda.

Al contrario que en la propuesta de reestructuración de julio, los nuevos bonos emitidos de acuerdo con el plan griego no tendrían la garantía del fondo de rescate de la zona euro, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). En su lugar, un pago al contado serviría como incentivo para los inversores.

Fuentes bancarias confirmaron que no habría una garantía del FEEF, pero que era improbable que surgiera el miércoles una propuesta final para la participación del sector privado.

"Los detalles de la propuesta final y de las alternativas que incluirá se concretarán en los próximos días", expresó una fuente bancaria.

"Una de las alternativas será canjear bonos existentes por unos nuevos con vencimiento más largo, como de 30 años, sin reducir su valor nominal pero recortando su valor presente nominal", agregó.

El acuerdo de julio, alcanzado por los líderes de la UE con los bancos para que la deuda griega fuera sostenible, ofrecía a los inversores cuatro opciones para elegir. La mayoría eligió la opción más cara para los gobiernos: un canje de bonos por deuda a 30 años.

Kathimerini informó que la opción planteada por Venizelos reduciría la deuda pendiente de Grecia en aproximadamente 102.500 millones de euros.

Sin embargo, teniendo en cuenta la necesidad de recapitalizar los bancos, los fondos de pensiones y las aseguradoras, el beneficio neto sería de 65.000-70.000 millones de euros, según el diario.