Tras la compra que Venezuela hiciera del Banco de Desarrollo (Bandes) en Uruguay el 2006, la entidad financiera acumula perdidas por US$72 millones.

El país caribeño, adquirió los activos y pasivos de la entidad Cofac y lo convirtió en una sucursal internacional del Bandes y desde entonces, "la institución presentó un resultado negativo después de impuestos en todos los años de operación, los que fueron cada vez más elevados" constata el El Mundo, citando a El País.

El diario reporta que sólo en agosto las pérdidas del Bandes fueron de US$4 millones y que en lo que va de año acumula un déficit de US$18 millones.

A mediados de septiembre, Venezuela aprobó una nueva capitalización de la entidad por US$6 millones y desde agosto se busca reestructurar la plantilla de empleados para darle viabilidad a la institución.

Frente a esto, José Mujica, presidente de Uruguay, instó a que los empleados aceptaran los términos de retiro especial ofrecido por Venezuela para reducir la nómina en 200 empleados.

Roberto Bleda, representante sindical, declaró que se espera que las autoridades de ambos gobiernos "ofrezcan un plan B" ya que la oferta anterior data de casi un año y no se ha vuelto a repetir.

La institución estatal venezolana, ofreció pagar 24 salarios completos para aquellos trabajadores menores a 50 años; a los de más de 50 y hasta 59 años les pagaba 70% del salario por hasta cinco años o hasta la edad de retiro (60 años) y aquellos con 60 años o más la oferta de retiro incentivado era por 50% del sueldo.

Con información de El Mundo de Venezuela y El País de Uruguay.