Davos. Los jefe de las principales financieras del mundo se reunieron este jueves en Davos para intentar reparara su relación con los reguladores, que están estableciendo normas más estrictas para evitar otra crisis financiera.

En una reunión a puertas cerradas al margen del Foro Económico Mundial, los banqueros discutieron temas que van desde la estabilidad financiera hasta la crisis de la zona euro. Posteriormente, conversaron con el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, sobre la necesidad de una regulación más clara, dijeron algunos de quienes participaron.

"Estamos trabajando en varias ideas sobre modos de trabajar juntos", comentó Howard Lutnick, presidente ejecutivo del banco de inversión privado Cantor Fitzgerald y que participó de la reunión.

"Queremos estar en la misma página que los reguladores. A fin de cuentas, todos estamos del mismo lado para hacer que las cosas sean más seguras", agregó, al término de la reunión en un lujoso hotel de un centro vacacional de los Alpes suizos.

Hubo, sin embargo, algunas señales claras de tensión en Davos.

El presidente ejecutivo de JP Morgan, James Dimon, arremetió contra los persistentes ataques a la banca, recibiendo posteriormente algunas duras palabras de parte del presidente francés Nicolas Sarkozy durante una sesión de preguntas y respuestas.

"Ese constante estribillo 'banqueros, banqueros, banqueros' es sencillamente improductivo e injusto", dijo en un panel anterior Dimon, a quien se atribuye ser uno de los pocos banqueros en Estados Unidos en conducir hábilmente a su firma durante la peor crisis financiera en décadas.

"El mundo ha pagado con decenas de millones de desempleados, a quienes en ningún caso se les puede culpar y que pagaron por todo", le dijo Sarkozy a Dimon.

Reunión privada. En su reunión privada, los jefes de JP Morgan Chase, UBS, Credit Suisse, Julius Baer, Barclays, Lloyd's, Prudential, Standard Chartered, Aviva, Zurich Financial Services, Nomura y otros discutieron temas que se tratarán en una reunión más amplia de banqueros y reguladores, que se realizará el sábado.

Los participantes no quisieron revelar que dijo Geithner en su ponencia, pero sí dijeron que les compartió su visión sobre la necesidad de una regulación más clara.

El presidente ejecutivo de Julius Baer, Boris Collardi, dijo que el ánimo entre los banqueros es mejor que hace un año.

El presidente ejecutivo de Prudential, Tijane Thian, que dirigió la reunión junto a Bob Diamond de Barclays, agregó: "Nos hemos recuperado, las cosas están marchando mejor".

"El diálogo ha mejorado. Pero aún estamos en medio del proceso", sostuvo.

Gary Cohn, el segundo ejecutivo en importancia de Goldman Sachs, había dicho en una reunión anual de jefes de compañías, presidentes de bancos centrales y políticos que un exceso de regulación arriesgaba a que las operaciones riesgosas se escondieran.

"Están pidiendo que haya un nuevo sistema bancario oscuro que crezca más y más", dijo Cohn.