Panamá se prepara para una nueva ley de fideicomiso, una tarea pendiente por algunos años y que ha creado grandes expectativas, sin embargo al parecer no todos los sectores están muy contentos con los resultados.

Carlos Troestch, quien este viernes 20 de enero asumirá la presidencia por tercera vez de la Asociación Bancaria de Panamá dijo que les preocupa que se quiera legislar para limitar la capacidad que tiene los bancos de hacer el negocio bancario o se pierda el control de las garantías ya que el fideicomiso es un vehículo eficaz y menos complicado que le permite capacidad de entrar en el mercado de consumo que es de alto riesgo.

Por ejemplo, en la practica al adquirir un préstamo de auto se constituye un fideicomiso en lugar de una hipoteca y de ser necesario ejecutar la garantía o bien al finalizar el prestamos y hacer el traspaso, vía administrativa y registro toma mucho más tiempo.

“Esto promueve la bancarización en el país y entonces ahora lo que están promoviendo la ley dicen que hay conflicto de intereses por que en la figura fiduciaria el fiduciario es el dueño del bien y alegan que como el banco es el dueño de bien si te está prestando la plata” dijo Troestch

Pero los bancos alegan que no es así y que los bancos necesitan tener control sobre las garantías. Los banqueros están proponiendo que se debe abierta la opción que si el cliente desea buscar un fideicomisario distinto a la entidad bancaria pueda hacerlo en lugar de cerrarle la opción a los bancos.