El Índice Nacional de Precios al Consumidor de México (INPC) en febrero de 2011, registró una variación de 0,38%. Ello ubicó la inflación general anual en 3,57%, mientras que el mes previo fue 3,78%. La reducción en la tasa de inflación, en lo principal, fue producto del desempeño del componente no subyacente, en el que disminuyeron las contribuciones de los subíndices de precios de los productos agropecuarios y de los energéticos y de las tarifas autorizadas por distintos niveles de gobierno.

El índice de precios subyacente aumentó 0,40% en febrero de 2011. Así, la tasa de crecimiento anual de este indicador fue 3,26% (el mes anterior fue 3,27%).1 Los subíndices de precios de las mercancías y de los servicios exhibieron variaciones anuales de 3,71% y 2,89%, respectivamente (en enero fueron 3,60% y 3%). La mayor tasa de crecimiento anual del subíndice de las mercancías en gran parte fue influida por las alzas que se observaron en las cotizaciones de la tortilla de maíz. En contraste, la reducción de la inflación anual subyacente de los servicios se debió principalmente al menor ritmo de incremento de las rentas de vivienda.

El índice de precios no subyacente presentó una variación de 0,28% en febrero de 2011. Esto situó a la inflación no subyacente anual en 4,53% (el mes anterior fue 5,39%). La variación anual del subíndice de precios de los productos agropecuarios fue 3,09%(en enero de 2011 fue 4,03%). La disminución que se observó en este subíndice fue impulsada por las bajas en los precios de algunas frutas y verduras como es el caso del limón, la calabacita y el chayote. El subíndice de precios de los energéticos y de las tarifas autorizadas por los distintos niveles de gobierno registró una variación anual de 5,32% (el mes previo fue 6,15%). Este resultado se asocia principalmente a los menores incrementos respecto del mismo periodo del año previo en las tarifas eléctricas de alto consumo y en los derechos por suministro de agua.

Durante el mes que se reporta el Índice Nacional de Precios Productor (INPP) de mercancías y servicios finales, excluyendo petróleo, registró una variación mensual de 0,54%. Así, la variación anual del indicador fue 3,52% (en enero fue 3,48%).