Ciduad de México. Los integrantes de la junta de gobierno del Banco de México advirtieron en las minutas de la reunión extraordinaria del 17 de febrero –en donde por unanimidad incrementaron la tasa de referencia en 50 puntos base a 3.75 por ciento– que “no se puede descartar que la volatilidad financiera internacional vuelva a incrementarse”.

Entre los factores que pueden detonar la volatilidad mencionaron el desbalance estructural entre la oferta y la demanda del petróleo, lo que podría afectar su precio.

Adicionalmente, subrayaron la posibilidad de una descompresión desordenada de primas por plazo en los mercados financieros internacionales, ante la normalización esperada de la política monetaria en Estados Unidos.

"La mayoría destacó como riesgo adicional la presencia de factores geopolíticos, principalmente el debate en torno a la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea”.

En cuanto a la evolución de la economía mexicana, la mayoría señaló que su ritmo de expansión mostró una desaceleración respecto a lo observado en el tercer trimestre de 2015.

Otro peligro para la volatilidad se ubica en el proceso electoral en Estados Unidos. Aunado a lo anterior, la mayoría alertó sobre la divergencia en las posturas de política monetaria entre las economías avanzadas, que ha generado reacomodos importantes en los portafolios de los inversionistas.

Por lo que respecta al balance de riesgos para el crecimiento, la mayoría consideró que éste permaneció sin cambio respecto de la decisión de política monetaria del 4 de febrero, aunque algunos integrantes señalaron que persisten riesgos a la baja.