La junta de Gobierno del Banco de México decidió este jueves incrementar en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4,25%.

Con esta acción el Banxico busca evitar que la depreciación del peso observada durante los últimos meses y los ajustes de algunos precios, se traduzcan en un desanclaje de las expectativas de inflación.

El incremento en 50 puntos base contrasta con la decisión de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) del 15 de junio pasado, de mantener sin cambio sus tasas de interés.

Desde la última reunión de política monetaria del Banco de México, la cotización del peso sufrió una depreciación significativa, a la vez de que las tasas de interés internas a todos los plazos mostraron incrementos.

La Junta de Gobierno seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazo, en especial del tipo de cambio y su posible traspaso a los precios al consumidor.

El 17 de diciembre de 2015, por primera vez desde el 2008, el Banxico subió la tasa de referencia a 3,25%, desde el nivel mínimo histórico de 3,0%, siguiendo la decisión que tomó en el mismo sentido la Fed, tras más de nueve años de su último aumento.

El 17 de febrero de este año, el Banxico elevó nuevamente su tasa objetivo de 3,25 a 3,75%, como parte del paquete de medidas anunciadas conjuntamente con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ante un deterioro del entorno externo que incluyó un ajuste al gasto y la suspensión de las subastas de dólares vigentes hasta ese momento.

Para la zona del euro el banco central mexicano prevé un crecimiento económico para el segundo trimestre inferior al del primero.

[[wysiwyg_imageupload:7091:]]

En este entorno, uno de los riesgos para la economía global se ha materializado, dada la reciente decisión del Reino Unido de dejar de pertenecer a la Unión Europea. Ello ha tenido consecuencias negativas sobre los mercados financieros internacionales y sobre las perspectivas del comercio y el crecimiento globales, detalló el Banxico.

Para los siguientes meses la junta de gobierno del Banxico espera que la inflación general anual aumente gradualmente para cerrar el año ligeramente por arriba del 3 por ciento.