El Banco de México dijo que las alzas de tasas llevadas a cabo desde el 2015 generaron una "postura apropiada" para enfrentar choques externos a la inflación. Por ello los próximos ajustes serían de menor magnitud.

Según la minuta de la última reunión de política monetaria divulgada el miércoles, todos los miembros de la Junta de Gobierno consideraron conveniente el continuar reforzando la postura de política monetaria. Así se podrá lograr la convergencia de la inflación a su meta, del 3% +/- un punto porcentual.

Banxico aumentó el 30 de marzo en 25 puntos base su tasa de interés clave, a 6,50%.

Es el octavo aumento desde diciembre del 2015, acumulando un total de 350 puntos base. El nivel actual es el más alto desde marzo del 2009.

Los participantes "coincidieron en que existe cierto margen para que el ajuste sea de menor magnitud que en otras ocasiones, dadas las condiciones actuales".

Añadió que no se anticipan presiones de inflación provenientes de la demanda agregada, teniendo en cuenta los incrementos en la tasa de política monetaria llevados a cabo desde 2015.

Todos los miembros de la Junta coincidieron en que la economía mexicana continuó expandiéndose a principios del 2017 y algunos estimaron que el desempeño fue mejor al anticipado.

Entre los riesgos a la baja para el crecimiento económico, algunos miembros destacaron la incertidumbre asociada al futuro de la relación con Estados Unidos.

Ambos países están por iniciar una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que también incluye a Canadá y es vital para México.