La medida implementada por el Banco de México (Banxico) de inyectarle liquidez al mercado, por US$52 millones diarios, logró relajar al peso mexicano tras mostrar cotizaciones por debajo de los 15.50 unidades por dólar.

El tipo de cambio peso-dólar alcanzó un precio de 15.4665 pesos por unidad hacia el cierre de las negociaciones de este miércoles, con respecto a las últimas transacciones de la sesión previa (15.6250 pesos), lo cual resultó en una apreciación de 15.85 centavos, equivalente a una recuperación de 1,01%.

Dentro de la subasta existió un tipo de cambio mínimo de colocación, el cual resultó de 15.42 pesos y el máximo fue de 15.4570 pesos, mientras el monto total ascendió a US$114 millones, es decir 2.2 veces la cantidad colocada.

Sin embargo, después de que el Banxico subastó los US$52 millones, el tipo de cambio peso-dólar alcanzó una cotización de 15.4035 pesos por unidad.

Por su parte, el subdirector de Mercados Financieros de Banco Santader, Salvador Orozco, anticipó que con la medida del Banxico de subastar dólares en el mercado de cambios, no se eliminarán las presiones alcistas del tipo de cambio, pero sí se reducirá la volatilidad.

Tras anunciar la Comisión de Cambios el restablecimiento del mecanismo de subastas diarias de US$52 millones sin precio mínimo, el Banco de México (Banxico) colocó en su totalidad el monto ofrecido en el primer día de ejecución.

En un comunicado conjunto, funcionarios del Banco de México y la Secretaría de Hacienda, en su calidad de integrantes de la comisión, explicaron que a partir del 11 de marzo y hasta el 8 de junio próximo, el banco central ofrecerá diariamente US$52 millones mediante subastas.

Detallaron que al término del plazo evaluarán la conveniencia de extender el mecanismo. Esta operación será paralela al mecanismo de subastas de US$200 millones, siempre que el tipo de cambio FIX rebase en más de 1,5% la cotización del día anterior.

Con el mecanismo que incorporan de subastas diarias de dólares, se dejarán de acumular reservas internacionales de manera temporal y se venderán US$3.126 millones entre el 11 de marzo y el 8 de junio.

Este acumulado a subastar es, de acuerdo con Mario Copca, analista del mercado de divisas y capital en MetAnálisis, “un monto realmente pequeño” respecto del nivel de negociación que tiene diariamente el mercado, por lo que considera que se trata sólo de una señal.

“El año pasado, el Banxico hizo una actualización de lo que se negocia tanto a nivel internacional como en el mercado local con el peso mexicano, que es de US$31.000 millones en mercado local y US$135.000 millones en el internacional, y esto muestra que la subasta de US$52 millones es muy pequeña”, dijo.

Al comparar esta subasta diaria sin tipo de cambio mínimo con la que operó en el 2009, también el monto a subastar queda por abajo, ya que en aquellos años, el mecanismo arrancó con una subasta diaria de US$100 millones.

Por su parte, el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa, precisó que el objetivo de las subastas no es estabilizar al tipo de cambio en algún nivel. “Cuando el mercado se pone tenso, se secan las posiciones y la gente que quiere dólares no los encuentra y hace que el dólar suba más; entonces, para evitar que eso suceda y garantizar que el mercado tiene un funcionamiento adecuado, se genera la liquidez para el que quiera y se realiza la subasta automática”, dijo.

Esta decisión de la Comisión, precisa Correa, pone en perspectiva la posibilidad de que el Banco de México comience a ajustar su política monetaria en los próximos meses, posiblemente adelantándose a la Fed en el primer incremento en tasas de interés.
Preventivo

De acuerdo con el director de Análisis Económico en Finamex Casa de Bolsa, Raúl Rodríguez, esta medida que está adhiriendo la Comisión de Cambios para garantizar liquidez en el mercado sigue teniendo un carácter preventivo.

“Vienen periodos de más volatilidad al confirmarse el alza en las tasas de interés. La volatilidad estará en su máximo entre marzo y abril y previéndolo, las autoridades están poniéndole un límite”, dijo.

Descarttó que se puedan presentar salidas masivas de capital del mercado mexicano una vez que se confirme el alza de la Fed, pues considera que los inversionistas que vienen a México no son todos especulativos.

Seguirá volatilidad. “A pesar de los esfuerzos de las autoridades, el tipo de cambio seguirá volátil en el corto plazo, ya que el principal determinante de los movimientos especulativos dentro del mercado de divisas nacional está relacionado con la política monetaria de la Reserva Federal (Fed)”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base.

Agregó que existen amplias posibilidades de que haya nuevos episodios de volatilidad antes del 18 de marzo, cuando se dará a conocer el siguiente anuncio de la Fed.

Comentó que la determinación del banco central de intervenir en el mercado de cambios es tomada de manera positiva, pues finalmente son señales que envía a los inversionistas para reducir la fuerte volatilidad del tipo de cambio, “que de no hacerlo tranquilamente en los siguientes días habría superado los 16 pesos por dólar”.

Siller explicó que el mercado de cambios ya necesitaba alguna medida de política monetaria para reducir los niveles de volatilidad, aunque el monto no es significativo, pero sí ayudó a calmar los ánimos de los inversionistas.

Por su parte, el subdirector de Mercados Financieros de Banco Santader, Salvador Orozco, anticipó que con la medida del Banxico de subastar dólares en el mercado de cambios, no se eliminarán las presiones alcistas del tipo de cambio, pero sí se reducirá la volatilidad.

“No creo que en el corto plazo, las cotizaciones del peso mexicano se encuentren por debajo de los 15 pesos ahora con la decisión de Banxico de inyectarle liquidez”, refirió Salvador Orozco Peña.

Agregó que bajo ese escenario, el tipo de cambio peso-dólar mantendrá un rango de negociación que fluctuara entre 15.30 y 15.60 pesos por dólar en las próximas semanas.