La Junta de Gobierno del Banco de México anunció que decidió mantener en 3% el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, al augurar que la inflación general anual terminará el año por debajo de 3%, pero también reconoce cierta debilidad de la economía y riesgos sobre el tipo de cambio.

Advierte que “el balance de riesgos para el crecimiento continúa inclinado a la baja, si bien no se deterioró con respecto a la anterior decisión de política monetaria”.

Actualmente, las condiciones cíclicas de la economía muestran debilidad, la inflación general se encuentra prácticamente en el objetivo, la inflación subyacente en sus dos componentes, de mercancías y de servicios, se sitúa por debajo de tres por ciento y las expectativas de inflación se mantienen ancladas”.

Riesgo. Analistas económicos advierten que el cambio más relevante respecto a la decisión de marzo, consiste en el señalamiento de Banxico de que la evolución de los indicadores de EU, junto con la reiteración de la Fed de que sus acciones dependerán de la evolución de los datos, “han reforzado la percepción de que la primera alza en las tasas de referencia monetarias de EU se retrasará aún más respecto de lo previsto anteriormente”.

El reporte del instituto central establece que al estar la economía mexicana altamente integrada a la global, en particular a la de Estados Unidos, las acciones de política monetaria de ese país podrían tener repercusiones sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y, por ello, sobre la dinámica de los precios en México.

A la expectativa. Por tanto, la Junta de Gobierno se mantendrá atenta a la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazos, pero particularmente a la postura monetaria relativa entre México y Estados Unidos, así como al desempeño de la tendencia del tipo de cambio.

El banco enfatiza que dejó sin cambios su tasa de interés de referencia “en virtud de que estima que la postura monetaria vigente es conducente a afianzar la convergencia de la inflación a la meta permanente de tres por ciento”.

La institución gobernada por Agustín Carstens indicó que también le dará seguimiento a la evolución del grado de holgura en la economía. Todo esto con el fin de estar en posibilidad de tomar las medidas necesarias para asegurar la convergencia de la inflación al objetivo de tres por ciento en 2015 y consolidarla.

Crecimiento moderado. Precisó que la actividad económica en México siguió presentando un ritmo de crecimiento moderado.

Por el lado de la producción, continuó observándose una reducción en la plataforma de producción de petróleo, lo que restó dinamismo a la producción industrial”, enfatizó.

En cuanto a la demanda agregada, las exportaciones manufactureras mostraron un debilitamiento, posiblemente como consecuencia de los factores temporales que afectaron la actividad económica en Estados Unidos, al tiempo que el crecimiento de la inversión ha sido gradual”, añadió.

Por su parte, algunos indicadores del consumo parecerían estar registrando cierta recuperación. En este entorno, permanecen condiciones de holgura en el mercado laboral y en la economía en su conjunto, por lo que no se anticipan presiones generalizadas sobre los precios provenientes de la demanda agregada.

Respecto a la inflación subyacente, se anticipa que continúe por debajo de tres por ciento durante todo el año, y para 2016, se estima en niveles cercanos a tres por ciento.