La mayoría de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) concordó en que adelantarse a un alza de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos tendría más costos que beneficios para la segunda economía de América Latina, según la minuta de su más reciente reunión de política monetaria publicada este jueves.

Los miembros de la Junta resaltaron la importancia de ponderar adecuadamente los factores internos y externos que afectan la inflación en México en el corto y largo plazo, en la discusión sobre del comunicado de política monetaria dado a conocer el 30 de abril.

En tal sentido, destacaron la incertidumbre sobre el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos y sus posibles repercusiones, particularmente en el mercado cambiario y su efecto sobre la inflación.

"En este contexto, un tema de primordial importancia ha sido el referente al momento más apropiado para que el Banco de México ajuste su postura de política monetaria", señaló la minuta.

Los funcionarios consideraron que a la luz del reciente ajuste fiscal en México y en vista de que las expectativas de inflación están bien ancladas, adelantarse a la Reserva Federal tendría más costos que beneficios, lo que podría afectar la recuperación económica del país.

El Banxico indicó que al estar la economía mexicana altamente integrada a la global, en particular a la de Estados Unidos, las acciones de política monetaria de ese país podrían tener repercusiones sobre el tipo de cambio.

Inversionistas de todo el mundo se mantienen a la expectativa del momento en que la Fed iniciará el aumento de sus tipos de interés, lo que ha generado nerviosismo y volatilidad en los mercados financieros.

La junta decidió mantener la tasa de interés clave en un mínimo histórico de 3,0% de forma unánime.

En las minutas de la reunión de la Junta de Gobierno del instituto central con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el 30 de abril pasado, señala que actualmente, las condiciones cíclicas de la economía muestran debilidad.

El Banxico indicó que al estar la economía mexicana altamente integrada a la global, en particular a la de Estados Unidos, las acciones de política monetaria de ese país podrían tener repercusiones sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y en consecuencia, apunta, sobre la dinámica de los precios en México.

Debido a ello, subraya que su Junta de Gobierno se mantendrá atenta a la evolución de todos los determinantes de la inflación y sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazos, pero sobre todo a la postura monetaria relativa entre México y Estados Unidos, y al desempeño de la tendencia del tipo de cambio.

También le dará seguimiento a la evolución del grado de holgura en la economía, y en conjunto, a fin de estar en posibilidad de tomar las medidas necesarias para asegurar la convergencia de la inflación al objetivo de 3,0% en 2015 y consolidarla.