El presidente Barack Obama advirtió que la economía de Estados Unidos enfrentará durante los próximos meses continuos "vientos en contra" provenientes de la crisis de deuda de Europa.

Sin embargo, predijo que los líderes europeos no permitirán que la zona euro ni su moneda se derrumben.

"No creo que finalmente los europeos permitan que el euro se derrumbe, pero ellos deberán tomar algunas medidas decisivas", dijo Obama en un encuentro para reunir fondos para su campaña en Nueva York.

"Estoy pasando una enorme cantidad de tiempo intentando trabajar con ellos, y (el secretario del Tesoro) Tim Geithner está intentando trabajar con ellos", sostuvo. "Mientas antes tomen medidas decisivas, mejor vamos a estar", agregó.

La campaña de reelección 2012 de Obama en Estados Unidos está amenazada por el alto desempleo y una tambaleante economía, que ha sentido las repercusiones de los problemas de deuda de Europa.