Washington. El presidente estadounidense e importantes legisladores dijeron que hubo avances en charlas para discutir el presupuesto sostenidas este miércoles en la noche, y que los negociadores seguirán trabajando para evitar que el gobierno se quede sin fondos.

Al acercarse el plazo límite de este viernes a la medianoche, Obama se reunió con el presidente republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

"Creo que las reuniones fueron francas, fueron constructivas y sirvieron para reducir las diferencias y clarificar los temas que aún no han sido resueltos", dijo el presidente Barack Obama después de las conversaciones.

Al salir de la cita de 90 minutos en la Oficina Oval, Boehner y Reid aparecieron juntos ante los periodistas y se comprometieron a seguir trabajando hacia un acuerdo, aunque dejaron en claro que aún hay profundas divisiones.

Republicanos y demócratas han luchado por superar un estancamiento sobre medidas para continuar financiando las operaciones del gobierno y mantener más de 800.000 trabajadores en sus empleos después del plazo límite de este viernes.

Reid dijo que la Casa Blanca fue "muy honesta".

"Confió en que podamos concretarlo. Aún no hemos llegado, pero mantenemos la esperanza", declaró.

Boehner señaló que habían "diferencias honestas", pero que hubo avances. El dijo que no se ha logrado un acuerdo sobre una cifra para los recortes de gastos.

Ambos líderes dijeron que sus equipos trabajarán durante toda la noche para tratar de alcanzar un acuerdo, y que se reunirían el jueves en la mañana para evaluar el trabajo de sus asesores y continuarán dialogando.

Obama y Reid planean conversar el jueves en la mañana para determinar si se requiere de otra reunión en la Casa Blanca.


El presidente dijo que piensa que puede alcanzarse un acuerdo, "pero va a requerir la suficiente sensación de urgencia de todas las partes".

Si el gobierno se queda sin fondos, la primera vez en 15 años, afectaría a una economía todavía en recuperación de la peor recesión desde la década de 1930.

Obama urgió a ambas partes a buscar un compromiso y señaló que un fracaso a la hora de llegar a un acuerdo dañaría a la economía en un momento en que gana impulso.

También este miércoles en la noche, los republicanos de la Cámara de Representantes avanzaron a través de la comisión de presupuesto de ese cuerpo un borrador de presupuesto fiscal para el 2012 que recortaría unos US$6 billones en gastos durante la próxima década.

Los ahorros serían logrados en buena parte mediante recortes en el gasto doméstico y en la reducción de los beneficios provistos a los pobres y los ancianos por los programas de salud Medicare y Medicaid.