Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, propondrá este miércoles descartar impuestos para todas las nuevas inversiones en plantas y equipos durante 2011, dijo este lunes un funcionario del gobierno.

La medida podría reducir los impuestos que pagan los negocios en unos US$200.000 millones en dos años, dijo el funcionario.

Obama tiene previsto revelar la propuesta en un discurso en Cleveland este miércoles. El plan requerirá la aprobación del Congreso y dado que los republicanos no están de humor para hacer compromisos a menos de dos meses de las elecciones legislativas, sus prospectos no están claros.

La propuesta es una de varias que el presidente desea dar a conocer en Cleveland.

Hasta 1,5 millones de firmas podrían verse beneficiadas con el plan.

Funcionarios del gobierno dijeron que también propondrá hacer permanentes los beneficios impositivos para investigaciones de negocios, que según estimaciones de la Casa Blanca tendrá un costo de US$100.000 millones en 10 años y será pagado con el término de exenciones tributarias a algunas corporaciones.

Obama está buscando impulsar la economía y ayudar a los demócratas a limitar las pérdidas previstas en las elecciones del 2 de noviembre.

El crecimiento económico, que fue impulsado por un programa de estímulo récord de US$814.000 millones, se ha desacelerado severamente, generando alarma en los mercados financieros respecto a que pueda recaer en la recesión.

Los beneficios impositivos serían retroactivos al 8 de septiembre, la fecha en que serán anunciados por el presidente, dijo el funcionario.

El gobierno espera que los negocios superen sus dificultades y realicen inversiones en plantas y equipos sin necesidad de una aprobación del Congreso para la propuesta.

El funcionario afirmó que hasta 1,5 millones de firmas podrían verse beneficiadas con el plan.