Atkinson. El presidente Barack Obama dijo este miércoles que propondrá un plan en septiembre para reactivar a la economía estadounidense en momentos en que lucha por convencer a los votantes escépticos de que tiene algo nuevo para ofrecer.

Ante la caída de sus cifra de aprobación, Obama se encamina a proponer medidas a corto plazo para estimular las contrataciones y a convocar a un panel legislativo para que identifique más de US$1,5 billones en recortes para el 23 de noviembre.

"Cuando el Congreso se reúna en septiembre, mi argumento básico para ellos es este: no deberíamos tener que elegir entre poner la casa fiscal en orden o tener empleos y crecimiento. No podemos darnos el lujo de una cosa o la otra, tenemos que hacer ambas", dijo Obama en una reunión en Illinois.

La Casa Blanca ofreció escasos detalles sobre qué nuevas iniciativas podría ofrecer Obama para evitar que la economía vuelva a caer en recesión.

En una entrevista televisada, Obama dijo que otra recesión es improbable pero expresó preocupación sobre la ralentización del crecimiento.

"No creo que estemos en peligro de otra recesión, pero estamos en peligro de no tener una recuperación que no sea lo bastante rápida para enfrentar una verdadera crisis de desempleo para mucha gente. Y es por eso que debemos hacer más", dijo en un extracto de una entrevista para CBS grabada para transmitirla el domingo.

Un sondeo de Gallup publicado este miércoles indicó que la aprobación frente al manejo de la economía de Estados Unidos por parte del presidente Obama cayó a un nuevo mínimo de un 26 por ciento, una baja de 11 puntos porcentuales desde mediados de mayo.

Funcionarios de gobierno dijeron que el plan económico que será revelado en septiembre aún es un trabajo inconcluso pero que las nuevas medidas podrían incluir exenciones impositivas y gasto a través de proyectos de construcción.