Barclays recortará al menos 3,700 puestos de trabajo y reducirá partes de su banca de inversión, en momentos en que su nuevo jefe pone su sello en el banco británico con un plan para reducir US$2,700 millones en costos anuales y mejorar los estándares.

Los planes forman parte de una reforma encabezada por el presidente ejecutivo del banco, Antony Jenkins, quien espera convencer a los escépticos de que puede cambiar a una entidad que ha estado inmersa en escándalos, incluyendo el pago de una multa de US$4450 millones manipular la tasa interbancaria de Londres, Libor.

"Entiendo a los cínicos y los escépticos, pero ellos nunca construyen nada. Tomará años para que la gente cambie su impresión de nosotros. Eso no me intimida para nada", declaró Jenkins a BBC Radio.

Jenkins está adoptando una línea más dura sobre los pagos en el banco. Barclays dijo que había recortado la bonificación promedio para sus banqueros de inversión un 17 % menos que en el 2011. El banco pagará 1.850 millones de libras (unos US$2.891 millones) en bonificaciones, un 14% menos respecto al año previo.

Barclays indicó el martes que los recortes de empleos incluyen 1,800 en su banca corporativa y de inversión y 1,900 en su banca comercial y minorista en Europa. El director financiero Chris Lucas dijo que 1,600 de los recortes en la banca de inversión ya se habían concretado.

Jenkins planea centrar la inversión en Gran Bretaña, Estados Unidos y Africa y reducir la presencia de la entidad en Europa y Asia continental.

Eso implicaría una reducción de los negocios de títulos y asesoría de la banca de inversión en Europa y Asia continental. Además, el banco reorientará su negocio minorista hacia clientes más adinerados en Italia,España, Portugal y Francia.

Jenkins, de 51 años, ha dicho que espera que su plan, denominado "Proyecto Transformación", tome entre cinco y 10 años para reconstruir a Barclays y comunicó al personal que todo aquel que no cumpla con los nuevos estándares debería irse.

Las acciones de Barclays subían un 4%, el mejor desempeño en un índice bancario europeo que se mantenía estable.

Aumento de dividendo. Jenkins apunta a reducir la base de costos del banco a 16,800 millones de libras esterlinas (unos US$26.260 millones) en el 2015. Además, espera aumentar su dividendo para conseguir un ratio de pago del 30%.

"Tomamos esto como algo positivo para los bancos del Reino Unido. El hecho de que un banco pueda incrementar su dividendo en un contexto en el que el Banco de Inglaterra ha estado hablando de huecos de capital en los bancos británicos", destacó Chira Barua, analista en Sanford Bernstein.

Jenkins, un ex banquero minorista que fue contratado a fines de agosto para gobernar el banco luego de que su predecesor Bob Diamond fuera obligado a renunciar, revelará más detalles de su plan estratégico a medios e inversores más tarde el martes en un evento en Londres.

El CEO reducirá el balance recortando activos fijos. Barclays tenía 387,000 millones de libras (unos US$609.068 millones) en activos ponderados por riesgo a fines de diciembre, lo que sería un equivalente a 464,000 millones (unos US$730,252 millones) bajo normas de capital más estrictas que entrarán en vigencia pronto. Jenkins dijo que apunta a recortar esa cantidad a 440,000 millones (unos US$692.481 millones) para el final del 2015.

Gran parte de su esfuerzo ha estado puesto en cambiar los estándares y la cultura del banco, que han sido criticados como demasiado laxos tras la multa por el caso Libor, la venta engañosa de productos a millones de clientes e investigaciones sobre si Barclays divulgó suficiente información sobre recaudaciones de fondos de inversores de Oriente Medio.

Autoridades financieras y regulatorias de Gran Bretaña están investigando ciertos acuerdos comerciales entre Barclays e inversores qataríes relacionados a dos recaudaciones de fondos en el 2008.

Barclays reportó unas ganancias antes de impuestos en el 2012 de 246 millones de libras, muy por debajo de la utilidad de 5,900 millones de libras (unos US$9.222 millones) en el 2011, debido a los cargos para compensar a sus clientes por ventas indebidas de productos financieros y una pérdida en el valor de su propia deuda.

El banco dijo que sus ganancias ajustadas antes de impuestos para el 2012 fueron de 7,050 millones de libras (unos US$11.020 millones) , un aumento de un 26% en el año y en línea con el pronóstico promedio de los analistas.