Ciudad de México. El banco británico de inversión Barclays dijo que algunos acontecimientos sociales y cambiarios pueden inyectar presiones a la inflación de algunas economías latinoamericanas, sobre todo en Argentina, Brasil y México.

En el caso de Brasil, la mayor economía latinoamericana, Barclays dijo que todavía es incierta la consecuencia total en la inflación de la huelga de camioneros de finales de mayo, quienes solicitaban una rebaja en el precio de los combustibles.

"En Brasil, ajustes mayores a los previstos en las tarifas eléctricas y la huelga de los camioneros podrían traer consigo algunos choques de oferta en los precios de los alimentos", alertó el banco en un reporte a sus clientes.

De acuerdo con la institución, los camioneros de Brasil acordaron con el gobierno, a principios de junio, un recorte inmediato de los precios del diésel del 13% y su congelación durante 60 días, así como un precio mínimo de flete.

"Esta última concesión generó preocupaciones, ya que se ha visto que eleva los costos en otras industrias de manera significativa", dijo Barclays.

Por ahora, el banco británico proyecta una inflación del 3,6% para Brasil al final del año.

El Banco Central de Brasil fijó para este año una meta de inflación de 4,5%, con un margen de tolerancia de 1,5 puntos, lo que permite que el índice cierre entre el 3% y el 6%.

En lo que respecta a Argentina y México, la volatilidad en la que están inmersas sus monedas desde hace algunas semanas puede inyectar presiones inflacionarias, indicó Barclays.

Para Argentina, la inflación puede cerrar el año en un 27,5%, contra el 21% proyectado por Barclays con anterioridad, debido al traspaso de la depreciación cambiaria a la formación (fijación) de precios.

"Creemos que la tasa de interés real tendrá que seguir elevada por un tiempo, hasta que la paridad cambiaria encuentre un nivel más débil que el actual", explicó Barclays.

"Estimamos que el banco central mantendrá la tasa clave de interés sin cambios durante junio y julio, para después reducirla hacia el 32% rumbo al final del año, desde el actual 40%", agregó.

Hacia 2019, la inflación argentina puede bajar a 20% o ser incluso un poco menor, después de que el país sudamericano acordara con el Fondo Monetario Internacional (FMI), este jueves, una línea de crédito por US$50.000 millones, dijo.

Para México, los riesgos inflacionarios también se han intensificado de igual forma, por la debilidad del peso y entre las mayores tensiones comerciales con su socio Estados Unidos.

Pese a ello, Barclays proyecta una inflación del 3,3% para México al final de 2019, en línea con el objetivo oficial del central Banco de México del 3%, con un diferencial de un punto porcentual arriba o abajo de esa cifra.