“América Latina tiene buenas condiciones para resistir la moderación del crecimiento del entorno global y cuenta con la fortaleza de las cuentas externas y fiscales”. A pesar de ello, mostrarán una desaceleración “motivada, en primer lugar, por el incremento de la inflación por encima de lo esperado, especialmente en Chile y Perú, lo que ha limitado los aumentos en el poder de compra de los consumidores, en un contexto de fuerte aumento del empleo y los salarios”.

Las dos son conclusiones a las que llegó el BBVA Research, el estudio de proyecciones económicas del banco español, que dejó claro que América Latina crecerá un 3,6% en 2012 bajo condiciones positivas frente a un panorama no tan favorable para el resto del mundo. Jorge Sicilia, economista jefe de la organización, destacó “el buen comportamiento de la inversión en capital fijo impulsada por inversionistas extranjeros en áreas de recursos naturales como es el caso de Chile, Colombia y Perú. Esto, unido a las expectativas de mejor desempeño de la inversión pública en estos dos últimos países y en Brasil, permiten señalar que la demanda interna seguirá respaldando el crecimiento”.

El documento señala, con perspectivas de largo plazo, que en el período 2012-2015, Perú, Colombia y Panamá se destacarán como los países con mayor crecimiento, con tasas superiores a 5%. Paraguay también mostrará un buen crecimiento (tasa promedio sobre 5%) pero estará condicionado a la superación de los problemas sanitarios que han afectado sus exportaciones de carne, así como a unas condiciones climáticas más benignas para la producción de soja.
Respecto a las monedas, detalla el BBVA Research, se estima que la tendencia general en los países de la región, con excepción de Colombia y Perú, será a la depreciación, combinada con el uso de reservas internacionales. “Esto en un contexto de desaceleración económica global, que se traducirá en una corrección a la baja de los precios de los principales productos básicos que exportan los países latinoamericanos, y en el que seguirán las tensiones en los mercados financieros por los problemas en algunos países europeos”.

Y en materia de cuentas fiscales, Sicilia reconoce que Chile y Perú evidencian mucha solidez, con saldos positivos y elevados ahorros para enfrentar cualquier eventualidad, con buen acceso al crédito y bajos niveles de duda pública. Luego aparecen Brasil, Colombia y México, “que aunque presentan un déficit más alto, tienen niveles de deuda pública manejables y acceso al crédito”. Respecto a Panamá, que está muy cerca de estos últimos, se hizo evidente la proyección de un elevado déficit en cuenta corriente y un fuerte aumento del déficit fiscal. Luego aparecen Argentina y Venezuela, “que no enfrentan una crisis fiscal pero que están vulnerables a los precios de productos básicos y tienen un acceso limitado al crédito”.