Lima, Andina. El BBVA Banco Continental previó este viernes que el Banco Central de Reserva (BCR) no reducirá su tasa de política monetaria en el corto plazo, luego que decidió mantenerla estable para octubre, a menos que se produzca un importante deterioro de las condiciones externas.

En la víspera (jueves) el BCR mantuvo en 4,25% su tasa de interés de referencia para octubre y explicó que esta decisión toma en cuenta el menor crecimiento que vienen registrando algunos componentes del gasto y la producción, así como la acentuación de los riesgos financieros internacionales.

Sin embargo, el ente emisor aseguró que de continuar estas tendencias, modificará su posición de política monetaria.

El BBVA Banco Continental afirmó que una gestión desordenada de las turbulencias fiscales y financieras en Europa podría elevar aún más la aversión global al riesgo y comprometer al ya debilitado sector real de las economías desarrolladas.

En ese contexto, el impacto local sobre el gasto privado y la demanda externa podría ser importante, lo que llevaría al BCR a flexibilizar la posición de la política monetaria, como ya lo viene anticipando, indicó el BBVA Research del banco.

Consideró que la decisión del BCR de mantener su tasa de referencia se da en un entorno en el que de momento la actividad sigue mostrando dinamismo, a pesar de la mayor incertidumbre en los mercados financieros internacionales.

Los indicadores sugieren que es el gasto privado el que da soporte al Producto Bruto Interno (PBI), por lo que actualmente no se hace necesario un apoyo por el lado monetario.

Adicionalmente, el espacio para flexibilizar la posición de política se acota debido a que la inflación muestra cierta resistencia para iniciar la convergencia al rango meta.

También señaló que los indicadores disponibles anticipan que el PBI se habría expandido en agosto a un ritmo similar al de julio (6,52%), luego de corregir por elementos estacionales (alrededor de 5,5% anualizado).

Los primeros datos con los que se cuenta para setiembre sugieren que esta dinámica habría continuado en ese mes.

Así, la producción de electricidad creció nueve por ciento interanual, tasa similar a la de los tres meses previos, mientras que la confianza de los consumidores siguió ajustándose gradualmente al alza y alcanzó un nivel de 57 puntos.

En el cuarto trimestre, sin embargo, el ritmo de crecimiento de la actividad sería menor, señaló el banco.

Explicó que la confianza empresarial no ha logrado recuperarse luego del período electoral y continúa débil en comparación con las lecturas observadas a principios de año (70 puntos entonces, mientras que actualmente se ubica algo por encima de 50 puntos), lo que eventualmente se traducirá en un menor dinamismo de la inversión privada como ha sucedido en el pasado; aunque el aumento anunciado del gasto público atenuará este impacto.