Ciudad de México. El principal riesgo para la economía mexicana es que una renegociación prolongada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) retrase la llegada de inversión y eleve la volatilidad en el mercado cambiario, dijo el grupo financiero BBVA Bancomer.

Al presentar su reporte "Situación Económica de México en el primer trimestre del año", BBVA Bancomer señaló que las expectativas de la séptima ronda de modernización del TLCAN, que actualmente se lleva a cabo en la Ciudad de México, son de bajo perfil.

"Continuarán cerrándose capítulos no controvertidos, pero difícilmente habrá acercamientos importantes en los temas cruciales puestos sobre la mesa por Estados Unidos", dijo el jefe de economistas del banco en México, Carlos Serrano.

El séptimo encuentro entre los negociadores de Canadá, Estados Unidos y México comenzó el pasado 25 de febrero y está prevista la revisión de los temas más polémicos del acuerdo, como la regla de origen del sector automotriz, la cláusula "Sunset" para terminar el acuerdo cada cinco años, la estacionalidad de los productos agropecuarios, resolución de controversias y seguridad para las inversiones.

Serrano dijo que tanto México como Canadá están conscientes de que la modernización del TLCAN debe incluir una actualización en la regla de origen automotriz, pero Estados Unidos no ha mostrado flexibilidad con respecto a su propuesta de elevarla.

"Los riesgos de ruptura siguen disminuyendo, pero los de una negociación prolongada han aumentado", dijo el experto de BBVA.

"Los riesgos de ruptura siguen disminuyendo, pero los de una negociación prolongada han aumentado", dijo el experto de BBVA.

La regla de origen del sector automotriz, que determina el porcentaje del vehículo que debe ser manufacturado en Norteamérica para garantizar el libre comercio en la región, está considerado como uno de los temas más complicados en la modernización del pacto, debido a las diferencias entre los tres países.

Los representantes de Estados Unidos propusieron desde mediados de octubre elevar dentro del TLCAN el porcentaje de contenido regional para autos a un 85%, con el 50% sólo estadounidense.

Los negociadores de Canadá y México habían mostrado su rechazo a esa propuesta y habían insistido en mantenerla en el 62,5% para automóviles y en el 60% en autopartes, que han estado operativas desde que el pacto entró en vigor, en 1994.

Canadá ofreció como propuesta un nuevo "marco conceptual" que plantea a Estados Unidos y a México un cambio metodológico para medir de una forma distinta el costo neto de los vehículos.

Las dos propuestas siguen en análisis, pero Serrano dijo que no espera grandes avances en la séptima ronda, que concluirá el 5 de marzo con un mensaje de los ministros y jefes negociadores del pacto de Canadá, Estados Unidos y México.

En su reporte, el BBVA Bancomer mantuvo en un 2,0% su pronóstico para el crecimiento de la economía mexicana de este año, en medio de un proceso de desaceleración de la inflación.

La inflación de México podría terminar el 2018 en un 3,8%, de acuerdo con el BBVA.

Medida a tasa interanual, la inflación de México se ubicó en un 5,45% hasta la primera mitad de febrero, de acuerdo con los datos oficiales más recientes.

Canadá, Estados Unidos y México están actualizando el TLCAN desde el pasado 16 de agosto a solicitud del presidente estadounidense, Donald Trump, quien considera que el pacto ha sido injusto para su país y ha amenazado en varias ocasiones con abandonarlo.