Davos (Suiza). El presidente de BBVA, Francisco González, ha dicho este jueves que España "ya no es percibida como problema sino como una posibilidad de futuro y de inversión", ha alertado sobre un exceso de complacencia y se ha mostrado partidario de continuar con las reformas y rematar la reestructuración financiera.

Durante una entrevista con Efe en el Foro Económico de Davos (Suiza), González ha valorado la encuesta de población activa (EPA) publicada hoy, que ha calificado como positiva pues supone la primera reducción del paro en España en los últimos cinco años.

Según estos datos, el número de parados bajó en 69.000 personas en 2013, hasta 5.896.300, el 26,03% de la población activa. Esto es el primer descenso anual del número de desempleados durante la crisis.

No obstante, el banquero ha alertado sobre un exceso de complacencia, puesto que "no se puede mantener tasas de desempleo tan elevadas", para lo cual "hay que trabajar más para que esa tasa disminuya y hay que seguir haciendo reformas".

De ese modo, ha dicho, si el potencial de crecimiento de España es ahora del 2%, puede llegar a ser del 3%.

Las perspectivas para España, ha indicado, son "buenas desde el punto de vista macroeconómico", pues en su opinión, "probablemente" este año la economía española va a crecer por encima del 1% y "se van a crear puestos de trabajo netos".

Por lo que respecta a la percepción que se tiene de España en el exterior, González ha señalado que ahora es mucho mejor que hace dos años, pero "hay que seguir trabajando y queda mucho por hacer".

"Yo vengo a Davos todos los años y viajo mucho por todo el mundo, y la imagen de España ha cambiado completamente, las condiciones externas están dadas, pero hay una buena visión de España en el exterior".

Ha añadido que el país se percibe en el exterior ya fuera de la recesión, si bien no de la crisis, por lo que es preciso mantener esta línea de trabajo.

Por ello, el presidente del BBVA recomienda seguir trabajando pues en este momento se dan las condiciones, "la oportunidad" para sacar a España de la crisis, aunque ha admitido que "por supuesto" hay riesgos.

El banquero ha insistido en que "lo peor ha pasado ya, estamos creciendo y creando empleo neto ya en 2014, y se ve alguna inversión en España".

El interés de los inversores internacionales es evidente, ha indicado, como demuestra la subasta que celebró ayer el Tesoro Público, con una altísima demanda, "cuatro veces mayor", en alusión a los 40.000 millones solicitados frente a los 10.000 adjudicados.