Ciudad de México. México puede cerrar este año con un crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) del 3,7% y el año próximo puede aumentar 3,0%, según las perspectivas del Servicio de Estudios Económicos del BBVA Research.

En su informe trimestral sobre la situación en México, dado a conocer, el BBVA destaca el crecimiento que mantendrá este país a pesar de la moderación de la economía mundial durante este año, con un aumento del PIB global calculado en el 3,5%.

El estudio recuerda que México tuvo en el primer semestre de este año un crecimiento del 4,3% del PIB, pero en el segundo se nota una moderación en la demanda externa, incluyendo las exportaciones y la caída de las remesas de los emigrantes.

Aun así, en los últimos doce meses se han creado en México 700.000 empleos en el sector formal privado, con un ritmo promedio de creación de puestos de trabajo en ese sector que es "el más dinámico de los últimos tres años", agrega el informe.

También destaca que en el segundo trimestre de este año México contribuyó con el 12,6% de las importaciones manufactureras de Estados Unidos, "la máxima cuota alcanzada por México en su historia".

Los resultados se producen frente a un moderado crecimiento en EE.UU., el primer socio comercial de México, que según los mismos cálculos cerrará el año con un crecimiento del PIB del 1,8%.

Para este año se espera que la inflación en México llegue en diciembre al 4,2% anual y para el año próximo baje hasta el 3,6%. Según el estudio del BBVA, el país cerrará este año con un valor del dólar en 12,90 pesos.

El Gobierno espera que México cierre este año con un crecimiento del PIB que estará entre el 3,5% y el 4%. El año pasado lo cerró con un aumento del 3,9% en la actividad económica

Inflación seguirá arriba de 4% hasta segundo trimestre de 2013. En tanto, espera que la inflación de México se mantendrá por encima del 4% hasta el segundo trimestre del 2013, un escenario más pesimista que el del Banco de México pero que según el la entidad financiera española no ameritaría un aumento en la tasa clave de interés.

El Banco de México proyecta que el índice anualizado de precios se desacelere en el cuarto trimestre, desde el máximo de más de dos años de 4,77% que alcanzó en septiembre.

Pero BBVA estima que las presiones en los precios se mantendrán por más tiempo.

"Dada la intensidad de los choques de oferta, se estima que la inflación descenderá claramente por debajo de 4,0% hasta el segundo trimestre de 2013, para continuar bajando hasta alcanzar una tasa de 3,6% al cierre de ese año", dijo BBVA Research .

Desde el 3,4% registrado en abril, la inflación mexicana comenzó a acelerarse debido sobre todo a un brote de gripe aviar que disparó los precios de productos básicos como el pollo o el huevo, junto a otras presiones provenientes de las alzas internacionales en los valores de las materias primas.

En coincidencia con el banco central, el BBVA indicó que la naturaleza transitoria de las presiones no requerirán de un aumento en la tasa clave de interés, que ha estado congelada en un 4,50% desde julio de 2009.

El Banco de México tiene una meta de inflación del 3,0% más/menos un punto porcentual. La semana pasada, el jefe de la entidad, Agustín Carstens, se mostró abierto a utilizar sus instrumentos de política monetaria si los precios no ceden.

Pero el BBVA dijo que la medida podría ser necesaria solo en caso de que la inflación desate efectos llamados "de segunda ronda" en los productos que han seguido estables.

"La naturaleza transitoria y no subyacente de dicho aumento constituyen elementos de soporte a la decisión de mantener la pausa monetaria", dijo. "No obstante, dado que los riesgos inflacionarios están sesgados al alza en el corto plazo, en caso de presentarse evidencia de efectos de segunda ronda la postura monetaria podría endurecerse", agregó.

La próxima decisión de política monetaria, la última de este año, está programada para el 30 de noviembre.