Lima. El BBVA Research previó que la política monetaria en Perú priorizará en adelante el crecimiento económico del país pues la tendencia inflacionaria seguirá declinando con mayor intensidad a partir del segundo trimestre.

El Banco Central de Reserva (BCR) mantuvo en la víspera (jueves) su tasa de interés de política monetaria en 4,25%, decisión que era ampliamente esperada por los analistas.

El BBVA Research indicó, en su reporte denominado Perú Flash, que la decisión del BCR se dio en un entorno en que el elevado ritmo de incremento de los precios empieza a ceder, la expansión de la actividad se modera y se mantiene la incertidumbre externa.

En ese sentido, consideró que hacia adelante el factor principal que se tomará en cuenta para las decisiones de política monetaria es el crecimiento.

“Prevemos que la tendencia inflacionaria seguirá declinando, con mayor intensidad desde el segundo trimestre, por lo que hacia adelante la evolución de la actividad tendrá una mayor relevancia en las decisiones de política monetaria”, sostuvo.

Refirió que la tasa de inflación interanual se ubica en 4,2%, por encima de la meta del BCR, explicada en buena parte por los choques de oferta debido a condiciones climáticas adversas que afectaron los precios de productos agrícolas en el segundo semestre del 2011.

Sin embargo, consideró que durante este año la reversión de estos choques imprimirá una tendencia a la baja sobre la inflación que será más clara desde el segundo trimestre del año.

El BBVA Research manifestó que los indicadores de actividad muestran señales mixtas.

Así, el gasto público de capital registró un fuerte aumento en diciembre (cerca de 30%interanual), cuyos impactos sobre el sector real se reflejarán en el primer trimestre del 2012.

Además, el indicador de actividad económica que elabora el BCR siguió elevándose en enero y alcanzó un nivel que no registraba desde fines del 2010, cuando la actividad crecía a tasas por encima de nueve por ciento.

No obstante, la generación de electricidad, que sigue de cerca la evolución de la demanda interna, se desaceleró de ocho por ciento en el cuarto trimestre del 2011 a 6,3% en enero de este año, e incluso por debajo de cuatro por ciento en lo que va de febrero.

A esto se añade el contexto internacional, que si bien muestra alguna mejoría en las últimas semanas, sigue siendo muy inestable.

“Así, en un entorno en que la inflación cederá, consideramos que si la actividad económica se desacelera desde las tasas de crecimiento de cinco por ciento que se viene registrando actualmente hacia un ritmo cercano a cuatro por ciento, el BCR flexibilizará las condiciones monetarias para darle un soporte adicional al gasto agregado.