El Banco Central de Brasil elevó este jueves la previsión oficial de inflación en 2013 para 5,7%, según el Informe de Inflación divulgado trimestralmente.

La proyección se ubica 0,9 punto porcentual por encima de la previsión de diciembre.

Para 2014, la estimativa es que la inflación alcance 5,3%, ante 4,9% en la previsión anterior.

Los números son calculados tomando el escenario de referencia de la tasa básica de interés Selic en 7,25% (nivel actual) y un dólar a 1,95 real, poco más de 2% por debajo de la cotización vigente.

La proyección del BC para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), por otra parte, es de 3,1% este año.

La política monetaria brasileña se rige formalmente por el sistema de metas de inflación, que es de 4,5% anual con dos puntos porcentuales de tolerancia.

En el acta de su última reunión, realizada los días 5 y 6 de marzo, el BC admitió una "eventual acomodación de la inflación en un nivel más elevado" debido a la dispersión de los aumentos en los precios al consumidor, presiones estacionales y presiones localizadas en el sector de transportes.

El documento apuntó que la dinámica indeseada de los precios puede "no representar un fenómeno temporario" por lo que la posibilidad de inflación más elevada debe ser considerada.

En una señal de que puede no pasar mucho tiempo sin que decida elevar la tasa básica, el Copom afirmó que las tasas de inflación elevadas "generan distorsiones que llevan al aumento de riesgos y deprimen las inversiones".

Este miércoles, el presidente del BC, Alexandre Tombini, reafirmó que "no hay tolerancia con relación a la inflación" en la política del gobierno.