Con la bajada realizada este jueves por el Banco Central Europeo (BCE) de los tipos de interés en la zona euro en un cuarto de punto, la eurozona alcanza su mínimo histórico, al situarse en el 0,5%, con el objeto de impulsar el crecimiento económico.

Integrada por Alemania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Italia, Grecia, España, Finlandia, Austria, Irlanda, Portugal, Eslovenia, Chipre, Malta, Eslovaquia y Estonia, los bancos centrales de la eurozona redujeron los tipos de interés de forma concertada el 3 de diciembre de 1998. Esta acción estableció el tipo de interés del euro, que entró en vigor el 1 de enero de 1999, en el 3%.

Todos los bancos centrales, a excepción del italiano, que realizó la reducción en dos fases, alcanzando el nivel del 3% veinte días más tarde, bajaron los tipos a la vez, mientras el Banco Central Europeo (BCE) reconocía oficialmente que esta medida debía verse como una decisión de facto sobre el nivel de los tipos de interés con los que el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) empezó la tercera fase de la UEM.

El BCE mantuvo estable el precio del dinero en el 2% desde junio de 2003, hasta que decidió elevar los tipos de interés al 2,25% el 1 de diciembre de 2005. Desde octubre de 2000 no se había producido un incremento en el precio del dinero.

El 3 de julio de 2008 el BCE elevó los tipos de interés para la eurozona en un cuarto de punto y los situó en el 4,25%, el nivel más alto desde agosto de 2001.

La novena subida desde diciembre de 2005, que registró el mínimo histórico del 2 %, tuvo la finalidad de controlar los riesgos de inflación en la zona euro.

El 8 de octubre de 2008 el instituto emisor europeo y su homólogo estadounidense cambiaron la tendencia y bajaron el precio del dinero medio punto para combatir de manera coordinada a la crisis financiera.

El 7 de mayo de 2009 los tipos de interés de la eurozona se pusieron en el 1%, después de que el BCE los bajara en 0,25 puntos, situando el precio del dinero en su nivel más bajo en la historia de la institución, hasta ese momento.

Sin embargo, el 7 de abril de 2011, el consejo de Gobierno del BCE subió los tipos, por primera vez desde julio de 2008, en un cuarto de punto hasta el 1,25%, para frenar las presiones inflacionistas.

El 7 de julio del mismo año, el BCE subió los tipos en un cuarto de punto, hasta el 1,50%, el nivel más alto desde marzo de 2009.

El 3 de noviembre de 2011, el BCE cambió de tendencia y bajó los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 1,25%, tras el recrudecimiento de la crisis de endeudamiento de la zona del euro por la situación de Grecia.

Desde el 5 de julio de 2012 los tipos de interés estaban en el 0,75%, después de que el BCE los bajase un cuarto de punto para impulsar el crecimiento económico.

Pero este 2 de mayo de 2013, el BCE ha optado por bajarlos en un cuarto de punto, hasta el mínimo histórico del 0,5%, para impulsar el crecimiento económico de la eurozona.

La tasa ha oscilado entre el máximo histórico de octubre de 2000, cuando el BCE la situó en el 4,75%, y el 0,5 % alcanzado este jueves