"Se prevé que las tasas de inflación interanual se mantengan en niveles reducidos durante los próximos meses, y que experimenten solo un incremento gradual durante 2015 y 2016, lo que refuerza los argumentos para las decisiones adoptadas", dice el BCE en su informe mensual, publicado este jueves.

En esa reunión, el BCE decidió adoptar una serie de medidas destinadas a "incrementar el grado de acomodación de la política monetaria y a respaldar el crédito a la economía real".

En este conjunto de medidas se incluyeron nuevas bajadas de los tipos de interés oficiales del BCE, operaciones de financiación a plazo más largo "con objetivo específico", trabajos preparatorios relacionados con las compras simples de bonos de titulización de activos y la "continuación del procedimiento de subasta a tipo de interés fijo con adjudicación plena".

Asimismo, el Consejo de gobierno decidió suspender las operaciones de ajuste semanales destinadas a "esterilizar la liquidez proporcionada a través del Programa para los Mercados de Valores".

"Mientras tanto, las expectativas de inflación a medio y a largo plazo para la zona del euro siguen firmemente ancladas en consonancia con el objetivo del Consejo de Gobierno de mantener las tasas de inflación en un nivel inferior, aunque próximo al 2%", explicó el BCE.

"De cara al futuro, el Consejo de Gobierno tiene la firme determinación de salvaguardar este anclaje", agregaron.